Comienzan obras de mejora en el Mercadillo de Majadahonda para incrementar seguridad

68

Este lunes, se inicia una intervención urbanística por parte del Consistorio de Majadahonda con el objetivo de incrementar la seguridad en el popular Mercadillo de la localidad.

Gracias a estas obras, se mejorará tanto el acceso a la zona comercial como la comodidad y seguridad de los habitantes y turistas.

La ejecución de la actuación, que se estima que durará cuatro semanas, no supondrá un aumento en la cantidad de puestos comerciales del Mercadillo, los cuales se mantendrán en su número actual de 180, sino que implicará una reorganización de los mismos con el objetivo de mejorar la seguridad y la comodidad en la zona.

Durante el transcurso de las obras, los residentes no podrán estacionar ni circular por el tramo de aproximadamente 60 metros de la calle Santa Catalina que se verá afectado.

La meta es construir una plataforma a nivel entre las aceras y el asfalto, similar a la que ya existe en esta misma vía cerca de la rotonda donde se encuentran las calles Santa Rosa y Santa Catalina.

Mayor accesibilidad

Esta ampliación de la plataforma a nivel, disponible desde la calle San Andrés, permitirá una mayor accesibilidad de los transeúntes a la zona, sin que esto implique la reducción de los espacios de estacionamiento, que se mantendrán tanto en cantidad como en tamaño.

En absoluto afectarán estos trabajos de mejora al normal desarrollo del Mercadillo ni al acceso al parking donde habitualmente se instala, y que, como se comunicó en su momento, seguirá completamente operativo.

También se asegura el acceso y salida del único garaje privado cercano a las obras.

Los vecinos que se ven afectados por las obras de la calle Santa Catalina ya han sido previamente informados sobre la necesaria retirada de vehículos de la parte de la vía pública donde se está llevando a cabo la intervención.

Una vez finalizadas estas mejoras, en uno de los tramos de la calle Santa Catalina habrá 10 de los habituales puestos del Mercadillo.

Adicionalmente, la rotonda de la calle Luna contará con 6 puestos de venta.

Durante los días de mercadillo, estos tramos de calles pasarán a ser para peatones, siempre permitiendo el acceso a los garajes que puedan resultar afectados.

Gracias a estas reubicaciones, se dispondrá de mayor espacio para un mejor tránsito dentro del Mercadillo, así como salidas más despejadas que contribuirán a la seguridad de todo el entorno comercial ambulante.