Entrevista portavoz de comisión de afectados por el cierre de Huerta Vieja

372

Pepa Iglesias Ponce de León: “El problema de Huerta Vieja era un asunto técnico y se ha convertido en asunto político”

Huerta Vieja es la única piscina municipal que hay para los 72.000 habitantes que tiene Majadahonda. O, mejor dicho, había, ya que el Ayuntamiento ha decidido demolerla. Hasta que se lleve a cabo esta decisión, la piscina lleva clausurada desde el mes de septiembre de 2021. Por qué ha tomado esta decisión el Consistorio; cuál es el verdadero problema que tiene la piscina; si hay algún informe técnico que avale la demolición; si con repararla en lugar de demolerla se podría salvar el uso de la piscina; cómo ha afectado el cierre a los usurarios…  A todas estos interrogantes responde Pepa Iglesias Ponce de León, portavoz de la Comisión de Afectados por el cierre de Huerta Vieja.

¿Qué está pasando con Huerta Vieja?

El problema de Huerta Vieja era un asunto puramente técnico, pero se ha convertido en un asunto político. La piscina de Huerta Vieja ha tenido un problema por un mantenimiento deficiente después de 27 años. Y así lo corrobora un informe, que concluye que la solución es la reparación. Sin embargo, el asombro que tenemos es que el Ayuntamiento ha decidido demolerla. Y no sólo la piscina sino todo el polideportivo.

Se inauguró en el año 1994, ¿Cuándo comienzan lo rumores de deterioro?

Bueno la piscina ha tenido los problemas que puede tener cualquier piscina cubierta, que requiere una serie de cuidados. El problema es que no se han hecho. Yo he estado haciendo uso de la piscina desde el día siguiente a su inauguración y hasta el día que la clausuraron y he sido testigo de todo tipo de contingencias: goteras, mal funcionamiento de las calderas, de los humidificadores…  Algunas más graves que otras. De hecho, en una ocasión se cerró durante dos meses para repararla.

¿Y el problema ahora cuál es?

El estado de los pilares.

¿Y cuál es la solución?

Según los técnicos sólo habría que encamisar los pilares para poder seguir haciendo uso de la piscina con seguridad. Y así lo reflejan los informes a los que Vecinos por Majadahonda tuvieron acceso y que compartieron en las redes, hace un año, ya que el Ayuntamiento no los hacía públicos.

¿Y cuándo deciden cerrarla?

A nosotros nos lo dijeron el 10 de septiembre, a pocos días de comenzar el curso de natación 2022-2023.

¿Hay algún informe que diga que la mejor solución es demolerla?

No. Los únicos informes dicen que la solución es la reparación. Sin embargo, en diciembre el Ayuntamiento nos dice, sin más explicación, que la van a demoler.  De ahí viene nuestra indignación.  Si los informes sólo hablan de reparar por qué el alcalde ha decidido derribarla.

¿Y ahí os empezáis a movilizar?

Sí, quisimos hablar con el alcalde, pero no nos hizo caso. Así que empezamos a ir al Pleno a pedir explicaciones, pero tampoco lo conseguimos. A partir de ahí surge una reunión con Manuel Fort en la casa de la cultura a la que fue muchísima gente afectada.

¿Qué sucede en esa reunión?

De ahí surgió la idea de crear una comisión de Afectados por el cierre de Huerta Vieja que formamos cuatro usuarios y una monitora de la piscina.

¿Cuántos afectados hay por este cierre?

Unos 1.200 usuarios de todas las edades y condiciones. Desde niños a gente muy mayor. Siempre ha sido una piscina extremadamente utilizada.

La piscina era, además, un punto de sociabilización, ¿verdad?

Absolutamente. Y eso se lo he echado en cara al acalde y al concejal desde el principio. Ellos no entienden lo importante que es para muchas personas, que además de hacer ejercicio, sociabilizaban.  Se quedaba para charlas con otras personas y tomar café. Era una especie de terapia integral para muchos. Además, esta piscina está bien situada y mucha gente mayor del centro del pueblo venia caminando.

¿Qué alternativa se ha dado desde el Ayuntamiento?

La alternativa es que la piscina de El Valle de la Oliva, que es una concesión privada sobre suelo publico, asumiera a los usuarios de Huerta Vieja, pero con una serie de condiciones, pero te puedo decir que no ha sido muy buena solución.

¿Por qué?

Yo al menos tardo 45 minutos caminando los 4 kilómetros que tengo hasta el Valle de la Oliva. No conduzco y no tengo obligación de hacerlo. Y coger autobuses me supone perder mucho tiempo.

¿Qué condiciones os pusieron?

Primero nos cambiaron los horarios, tuvimos que llevar a nuestros propios monitores. Que, por cierto, nos enteramos que les pagaban 4 euros por hora. Así que muchos usuarios se fueron masivamente a Las Rozas.

¿El equipo de Gobierno piensa en los vecinos?

Para mi no.

¿Se pretende que Huerta Vieja sea una gestión privada?

Absolutamente.

¿Con qué herramientas contáis para defender Huerta Vieja?

El pasado mes de junio nos dirigimos al Defensor del Pueblo, que nos ha contestado hace tan solo unos días.

¿Qué os ha dicho?

De la información aportada se desprende que el Ayuntamiento le ha informado de forma exhaustiva sobre la cuestión que motivó la presentación de la queja. Por ello, se da por emitida la correspondiente información y por finalizadas las actuaciones practicadas conforme al artículo 31 de la Ley Orgánica 3/1981, de 6 de abril, del Defensor del Pueblo.

¿Estáis decepcionados?

Sí estamos decepcionados. Pero agradecemos al Defensor del Pueblo sus diligencias, pero de la lectura del escrito aportado por el Ayuntamiento se desprende una serie continuada de inexactitudes e incorrecciones que no vamos a pasar por alto.

¿Así que vais a seguir guerreando?

Si, seguiremos guerreando para que no se llegue a ejecutar la demolición de la piscina. Lo haremos con este alcalde o con cualquiera. Porque, además, esto que está pasando en Huerta Vieja ocurre también en el polideportivo Príncipe Felipe.