Boadilla criará truchas en el estanque del Palacio del Infante

Además se usarán las antiguas depuradoras de las urbanizaciones históricas para la cría de gambas, merluza, lubina, salmón, almeja y camarón.

76
Obras de remodelación del estanque del Palacio de Boadilla.

El Palacio de Boadilla albergará una piscifactoría de trucha ibérica en su estanque tras la aprobación de la licitación por parte de la Junta de Gobierno de la concesión de los espacios para la cría de ésta y otras especies.

Dicho contrato de concesión ascenderá a un canon anual mínimo de 75.000 euros y se destinará a la cria de la trucha ibérica y de especies como gambas, merluza, lubina, salmón, almeja y camarón. Una medida que tiene por objetivo que los vecinos de Boadilla del Monte puedan tener acceso a los mismos a un precio más barato y potenciar el atractivo turístico del conjunto palaciego.

Una medida que ha salido adelante gracias al interés de varias empresas del sector en trasladar sus intalaciones a Boadilla por su excelente situación estratética.

Y es que, tras el descubrimiento el pasado mes de marzo por parte de una universidad americana de las ventajas de alimentar a los peces y mariscos en cautividad con harina de bellota, Boadilla se ha convertido en un lugar inmejorable debido a la gran cantidad de la bellota que desprenden todos los años las encinas del Monte de Boadilla.

De este modo, tras un pormenorizado estudio para decidir los emplazamientos más provechosos para esta práctica, el Consistorio ha decidido colocar las nuevas piscifactorías en el estanque del Palacio y en las antiguas depuradoras de las urbanizaciones históricas, actualmente en desuso.

En las bases del concurso de licitación, que finalizará el 30 de enero de 2022, se contempla, además del citado cánon mínimo, que cada unidad familiar de Boadilla pueda acceder a 40 kilos de pescado y otros 40 kilos de marisco con una bonificación del 50% en el precio final de mercado de los productos.

Además, la empresa adjudicataria deberá hacerse cargo de la recogida de bellota del Monte de Boadilla y de la explotación de las huertas del Palacio para fabricar la harina vegetal con la que se da de comer a estas especies animales.