Majadahonda se recupera de una nevada histórica

Filomena dejará imágenes para la historia tras un temporal que durante el fin de semana ha causado el caos en Majadahonda.

0
238

Majadahonda empieza a recuperarse tras el fuerte temporal de nieve que ha azotado durante el viernes y el sábado toda la Comunidad de Madrid y que ha colapsado todas las vías del municipio con una capa de nieve que ha llegado a alcanzar los 50 centímetros de espesor en algunas zonas.

Pese a los esfuerzos previos del Ayuntamiento para hacer frente a la gran nevada prevista para el fin de semana, el temporal ha causado enormes inconvenientes en la ciudad y unas estampas que pasaran a la historia.

El jueves 7 de enero el Ayuntamiento de Majadahonda publicaba el siguiente mensaje a través de sus redes: “Majadahonda, preparada para el temporal de frío y nieve previsto para estos días”. Mientras que confirmaba que mantenía activado su Plan de Inclemencias Invernales.

Un Plan que incluía una provisión de 27.000 kilogramos de sal para evitar la formación de placas de hielo en los puntos más transitados de la ciudad y en el acceso de centros hospitalarios, residencias y edificios municipales. Además de la puesta a punto de las máquinas quitanieves para ser utilizadas cuando “la acumulación de nieve superase los 4 centímetros de espesor”.

Además, la Concejalía de Medioambiente, redactó y publicó a través de sus canales, un decálogo de recomendaciones “para situaciones extremas” al tiempo que pedía “precaución y responsabilidad ante la borrasca Filomena”.

El viernes 8 de enero amanecía con total normalidad en Majadahonda tras una noche en la que los servicios del Ayuntamiento estuvieron esparciendo sal y limpiando los escasos restos de nieve que la llegada del temporal estaba comenzando a dejar.

Lo peor, tal y como alertaba el Consistorio en sus redes, estaba por llegar: “Precaución. Estamos en Aviso Rojo en toda la Comunidad de Madrid por la borrasca Filomena. Las próximas horas van a ser duras”.

Se desata el caos a partir de la tarde del viernes 

Ya en la mañana del viernes, en los primeros compases del temporal, el propio alcalde, José Luis Álvarez Ustarroz, aseguraba a través de su cuenta de Twitter que los servicios de Medio Ambiente habían solventado más de 130 avisos por hielo y nieve. Por lo que pedía a los vecinos “comprensión y paciencia y evitar los desplazamientos innecesarios”.

Fue durante la tarde del viernes cuando se desató el caos. La nieve comenzó a arreciar con fuerza y comenzaron a sucederse situaciones nada frecuentes en la Comunidad de Madrid.

Las calles de Majadahonda rápidamente se convirtieron en pistas de hielo que impedían el tránsito habitual de vehículos. Mientras las carreteras y entradas de acceso al municipio comenzaban también a verse afectadas por el exceso de nieve y hielo.

Unas condiciones que obligaban a suspender la circulación de las líneas urbanas de autobuses y que ocasionaba problemas en algunos tramos de las líneas interurbanas debido al incipiente colapso de las principales carreteras de la Comunidad.

Un tuit, a las 20:24 horas de la tarde del viernes, confirmaba el corte de algunas calles del centro urbano de Majadahonda y la recomendación del Consistorio de evitar la circulación con vehículo. “Por seguridad, estamos cortando algunas calles del centro que están en pendiente. Recomendamos no circular con vehículo ante el temporal de nieve”.

Minutos más tarde, el propio alcalde anunciaba la apertura del Polideportivo Príncipe Felipe para alojar a aquellas personas atrapadas por el temporal. Y es que la nevada ya había hecho imposible la circulación por las calles de Majadahonda impidiendo a algunos vecinos volver a sus domicilios.

Desde ese momento, los servicios de emergencia y Policía Local tuvieron que redoblar sus esfuerzos para socorrer a las personas atrapadas en sus vehículos y conseguir trasladarlas a sus viviendas o al Polideportivo Príncipe Felipe, donde tuvieron que pasar la noche alrededor de 100 personas.

Una noche en la que Filomena continúo descargando una gran cantidad de nieve que hizo que Majadahonda amaneciera el sábado 9 de enero cubierta de un manto blanco que en algunas zonas alcanzaba los 50 centímetros de espesor y con estampas que quedaran para la historia.

Las calles y avenidas de la ciudad amanecían completamente colapsadas mientras el alcalde calificaba la situación de “extrema gravedad”. “Los parques y edificios municipales están clausurados, la zona Azul deshabilitada y los operarios del Ayto trabajando al 100%. Dejemos trabajar a los servicios de seguridad y emergencias. No salgan de sus casas”, alertaba Ustarroz.

Entre tanto, las máquinas quitanieves se afanaban por limpiar los accesos al Hospital Puerta de Hierro y las avenidas principales de Majadahonda ante posibles emergencias. Unos trabajos que se antojaban insuficientes para conseguir abrir ciertas vías de tránsito por un municipio cuyas calles se encontraban completamente anegadas por la nieve.

Una nieve que no dejó de caer sobre Majadahonda y el resto de la Comunidad de Madrid hasta bien entrada la tarde del sábado. Lo que dificultaba, más si cabe, las labores de limpieza protagonizadas por los operarios del Ayuntamiento, los voluntarios de Protección Civil y la Policía Local, quienes desde ese momento comenzaron un intenso trabajo durante toda la noche para despejar los principales ejes de la ciudad.

Las labores de limpieza se multiplican durante la jornada del domingo

Desde primera hora de la mañana del domingo se pudieron ver, tras toda una noche sin descanso, como continuaba trabajando a pleno rendimiento toda la maquinaria dispuesta por el Ayuntamiento. 1 pala quitanieves, 2 camiones esparcidores de sal, 2 tractores con cuchilla, 3 palas cargadoras, 1 mini-excavadora, 4 barredoras de calzada, 1 vehículo tipo pick-up y 3 vehículos 4×4. Además de vehículos ligeros provistos de palas y escobones para quitar nieve y esparcir sal.

Entre tanto el alcalde continuaba pidiendo paciencia y colaboración a los vecinos. “Ahora mismo los principales viales están despejados y esperamos refuerzos de máquinas que limpiarán el resto de calles y avenidas. Pedimos paciencia y colaboración. Estamos trabajando al 100% en una situación inédita”, tuiteaba Ustarroz.

Especial atención se ponía en el Hospital Puerta de Hierro, cuyos accesos e inmediaciones quedaban completamente despejados en las primeras horas de la mañana del domingo.

Además, muchos vecinos salían de sus casas, pala en mano, para colaborar de manera altruista a limpiar las calles en un gesto que el Ayuntamiento quiso agradecer a través de sus redes. “Muchos vecinos están arrimando el hombro y han salido a la calle a ayudarnos en esta situación que ha superado todas las previsiones. Majadahonda TOP. Muchas gracias!!”, tuiteaba el Consistorio.

Alrededor de las 18 horas del domingo, Ustarroz confirmaba que continuaban los trabajos de limpieza en varios puntos del municipio. “Ya se está trabajando en zonas como Flauta Mágica en Roza Martín. Estamos utilizando todos los medios materiales y humanos a nuestro alcance para llegar a cada calle de Majadahonda. Pedimos paciencia y precaución. La situación sigue siendo grave, pero el Ayuntamiento no para”.

Unos trabajos que a lo largo de la jornada del domingo contaron con la implementación de 3 nuevas máquinas retroexcavadoras y tractores con cuchillas. Y que permitieron mejorar la situación en las principales vías del municipio: la Avenida Guadarrama, la calle Miguel Hernández, la zona de El Carralero, Los Negrillos, el Arco de Poniente, Los Satélites, la citada zona de Roza Martín, la Carretera de Boadilla o la zona de la Estación de Renfe, entre otros.

Además, también a media tarde, el alcalde confirmaba el cierre del Polideportivo Príncipe Felipe que, desde la tarde-noche del viernes, había acogido a más de 100 personas atrapadas por el temporal en sus vehículos. Allí, miembros de Policía Local, servicios de emergencia y voluntarios, pudieron hacerles llegar comida, agua y abrigo para pasar la noche, hasta que los últimos vecinos pudieron ser evacuados a sus hogares a lo largo del domingo.

Para el lunes, el Ayuntamiento ha previsto continuar con las labores de limpieza de las vías del municipio e intentar recobrar poco a poco la normalidad. Mientras tanto, las autoridades ya han anunciado que durante toda la jornada permanecerán cerradas las instalaciones municipales y la Biblioteca Municipal Francisco Umbral. Así como los parques de la localidad, que continúan clausurados desde el sábado por riesgo de desprendimientos de ramas.

Además, el Consistorio ha decretado la suspensión de la Zona Azul en todo Majadahonda hasta el miércoles 13 de enero para evitar que los vecinos tengan que acudir a mover sus vehículos. Ya que, a partir de ahora, con la brusca caída de las temperaturas, es previsible que comiencen a aflorar importantes placas de hielo en la calzada.

Ustarroz reconoce que los medios eran insuficientes 

El alcalde, José Luis Álvarez, comparecía desde el edificio local de Majadahonda en un vídeo difundido por los canales del Consistorio pasadas las 21 horas del domingo para agradecer la labor de la Policía, los servicios de limpieza y emergencia, y los voluntarios por el “extraordinario trabajo que están realizando en esta difícil situación”.

Además, Ustarroz reconocía que los medios con los que contaba Majadahonda “eran insuficientes para una situación tan extraordinaria” por lo que el Ayuntamiento se ha visto obligado a contratar hasta 7 nuevas máquinas “para salir adelante lo antes posible”.

Por último, el alcalde confirmaba que durante la jornada del domingo se habían esparcido hasta 58.000 kilos de sal para limpiar las “principales calles de la ciudad que permiten llegar al Hospital lo antes posible”. Y aseguraba que durante la noche del domingo y a lo largo de la jornada del lunes, proseguirían las labores de limpieza de las vías secundarias.