EFEMÉRIDES, 31 de Julio – Tauromaquia

0
56

CORCITO.- Toro de la ganadería de Puente y López (antes Aleas), que se corrió en Alicante el 31 de julio de 1881. Tomó 10 varas y mató tres caballos. En la primera vara que le puso Pinto recargó con tal fuerza que picador y caballo abrieron brecha en la barrera, metiéndoles en el callejón.

El 31 de julio de 1932 se despidió como novillero Antonio García Bustamante “Maravilla” y lo hizo en la plaza de Dax (Francia) lidiando en solitario seis novillos de Miura. Saldó el importante compromiso estando superior en dos de los novillos a los que les cortó cuatro orejas por lo que salió a hombros de la plaza.

Fotografía publicitaria de Maravilla

En Tarragona se celebró un festejo nocturno el 31 de julio de 1994. Se lidiaron toros de Garcigrande que estoquearon mano a mano Miguel Báez “Litri” y Jesús Janeiro “Jesulín de Ubrique” que salieron a hombros a la conclusión al haber cortado “Litri” las dos orejas y el rabo del quinto y “Jesulín” los mismos trofeos del cuarto.

Adorno de Jesuín
Desplante típico de Litri

La plaza de toros de Leganés (Madrid) se inauguró el 31 de julio de 1997 con la presencia de S.A.R. Dª María de las Mercedes, condesa de Barcelona y de Alberto Ruiz Gallardón, presidente de la Comunidad de Madrid. Se lidiaron toros de Domingo Hernández par una terna formada por José Miguel Arroyo “Joselito” que le cortó la oreja al primero y las dos al cuarto; Enrique Ponce paseó una de cada toro y Rivera Ordóñez fue premiado con las dos del sexto por lo que los tres matadores abandonaron la plaza a hombros de los aficionados.

Joselito, Ponce y Rivera Ordóñez. Los tres tenores.

Se lidiaron toros de Victorino Martín el 31 de julio de 1999 en la Feria de Santiago de Santander. Tomás Campuzano hizo el paseíllo para despedirse de la afición santanderina que le premió con una oreja del primero dando la vuelta al ruedo en el cuarto. Raúl Gracia “El Tato” también le cortó una oreja a su primero, Mulato-149 y el tercero en el cartel, Pepín Liria, salió a hombros con una oreja de cada uno de sus toros.

Tomás Campuzano se despidió de la afición de Santander