Se superan las solicitudes para ayudas para la rehabilitación de viviendas y edificios en el Casco Histórico de Toledo

262

En dos meses el Consorcio de la ciudad de Toledo tramita 146 solicitudes de rehabilitación de viviendas para residentes, superando la anterior convocatoria en la que en seis meses se recibieron 142 expedientes.

Este aumento indica el interés creciente en la conservación del Casco Histórico de la ciudad, donde los vecinos empadronados en la zona se preocupan por la conservación y mejora del entorno.

Esta cuenta con una aportación de 800.000 euros en 2022, la misma que el ejercicio anterior, y representa la principal apuesta del Consorcio en materia de vivienda.

La inversión media es de 179 euros por metro cuadrado, mientas que la inversión en zonas comunes asciende a 28 euros por metro cuadrado. Estas cantidades indican que las actuaciones son mayoritariamente de conservación más que de grandes obras de rehabilitación, lo que supone un alto grado de conservación de los edificios habitados en el Casco Histórico de Toledo.

Otra de las líneas de ayudas es para edificios en desuso que nació con el objetivo de potenciar la regeneración urbana y vecinal del barrio histórico a través de la rehabilitación de inmuebles abandonados o en estado de ruina. En la actualidad los técnicos del Consorcio han detectado un total de 250 parcelas ‘sin vida’.

También esta iniciativa ha recibido un total de siete solicitudes. Está dotada de 120.000 euros y destinada a la redacción de proyectos de arquitectura necesarios para las posteriores obras de rehabilitación.

Además, el Consorcio publicará a mediados de abril las líneas de ayudas para locales comerciales y para edificios no residenciales con una dotación de 85.000 euros y 100.000 euros, respectivamente. La primera de ellas está destinada a mejorar y potenciar el comercio de proximidad en el Casco.

El nivel de exigencia para la concesión de estas subvenciones se ha modernizado y las ayudas son más eficientes en concesión y en reparto. El objetivo es incentivar el uso residencial habitual de las viviendas y la fijación de la población en el Casco convirtiéndolo en un lugar más habitable y con más vida.