El plan de empleo de la Cruz Roja de Toledo cumple 20 años

130

En estas dos décadas más de 7.200 personas se han beneficiado del plan, mejorando su cualificación profesional a través de competencias clave demandadas por las empresas.

Para hacerlo posible, han sido necesarias más de 3.500 alianzas a través de 1.283 empresas colaboradoras que posibilitan desde la realización de prácticas no laborales, hasta la simulación de procesos de selección de trabajo, pasando por charlas especializadas en oficios y ámbitos concretos. Cabe destacar, que 4 de cada 10 personas que ha participado en alguna iniciativa del ‘Plan de Empleo’ ha conseguido un puesto de trabajo en nuestra provincia.

En 20 años de historia, el ‘Plan de Empleo’ ha llegado a consolidar 537 puntos de atención mediante las asambleas territoriales de Cruz Roja. En el año 2000, cuando se germinaba el proyecto y se conformó el equipo responsable de diseñar y poner en marcha este plan, se planteó un desarrollo inicial de 33 asambleas, una de ellas, la asamblea de Cruz Roja en Talavera que inicia su recorrido atendiendo principalmente a personas inmigrantes. Sucesivamente se abrieron puntos de atención en Toledo, Illescas y Villacañas.

7.200 personas beneficiadas a través de 1.283 empresas  colaboradoras.4 de cada 10 personas que ha participado en alguna iniciativa del ‘Plan de Empleo’ ha conseguido un puesto de trabajo en nuestra provincia.

El primer proyecto de sensibilización para promover el mercado laboral inclusivo se dio en el año 2003 con ‘Construyendo la integración a través del Empleo’ que buscaba hacer que los estereotipos y prejuicios hacia las personas inmigrantes no fueran un impedimento para su inserción laboral, algo contra lo que se sigue luchando.

Con la crisis de 2008, el plan de empleo amplía el perfil de las personas a las que atiende ayudando especialmente a mujeres y jóvenes para que cuenten con nuevas iniciativas que les acerque a su objetivo en la búsqueda de empleo.

Los efectos de la crisis impactaron de lleno en la sociedad, y en 2010 la Cruz Roja responde ampliando sus iniciativas para atender estas demandas, lanzando proyectos específicos para desempleados de larga duración o mayores de 45 años.

En 2011 y 2012 se inician acciones para la corresponsabilidad en la conciliación de la vida personal, familiar y laboral y respuestas específicas para jóvenes.

En 2014 con el ‘Aprender trabajando’, un espacio de formación mixto para jóvenes de hasta 29 años con baja o nula cualificación donde estudian y aprenden en los propios entornos productivos de empresas. Cerca de 1.000 jóvenes adquirieron un oficio y más de 400 consiguieron la inserción laboral.

Los años del 2016 al 2019, traen la digitalización y la iniciativa #EmpleandoDigital, resulta premiada por la Comisión Europea en 2019 por adaptar su metodología a la transformación digital. Además, nace el servicio ‘Multicanal de Orientación Laboral CREe’ para acompañar de manera online a la búsqueda de empleo.

La crisis sanitaria de la COVID-19 en el año 2020, supone un nuevo reto al que el plan de empleo de Cruz Roja se ha tenido que enfrentar, y para el que de nuevo se han establecido herramientas concretas para reducir la situación mediante el plan ‘Cruz Roja RESPONDE’.

En definitiva, veinte años en los que Cruz Roja ha visto reflejado en el desempleo uno de los problemas de la sociedad, y veinte años en los que ha trabajado por revertir la situación.