El Ayuntamiento Tres Cantos informa sobre las consecuencias del cese de transmisiones en calidad estándar de la TDT

122

La Consejería de Digitalización de la Comunidad de Madrid ha enviado una comunicación a los ayuntamientos informando sobre las posibles consecuencias para los ciudadanos ante la cercanía del cese de las transmisiones en calidad estándar de la televisión digital terrestre (TDT) programado para febrero.

Según el Decreto Real que supervisa el Plan Técnico Nacional de la Televisión Digital Terrestre (TDT), se estipula que, previo al 14 de febrero, «todas las cadenas de televisión, independientemente de su área de cobertura, deben actualizar sus transmisiones a alta definición (HD)».

Esta situación implica que los canales de TDT que actualmente transmiten únicamente en definición estándar (SD), deberán transmitir en alta definición (HD).

Además, los canales que transmiten en ambos formatos tendrán que dejar de transmitir en SD para transmitir solo en HD.

Según ha comunicado la Comunidad de Madrid, los canales de Radio Televisión Española cesarán su transmisión en definición estándar el próximo 6 de febrero, mientras que los de Radio televisión Madrid lo harán el día 8 de febrero.

Al visualizar la televisión, surgirán diversas interrogantes según el modelo de televisor que cada residente posea en su hogar: los dispositivos que únicamente captan emisiones en SD dejarán de recibir la señal de la televisión digital terrestre.

De todas formas, se estima que más del 98% de los televisores existentes son compatibles con la señal en HD.

No obstante, los televisores HD más antiguos (HD ready) también pueden ocasionar inconvenientes. En ambos casos, será necesario adquirir un nuevo televisor o, en su lugar, comprar un decodificador externo.

Es probable que sea necesario reorganizar los canales en muchos receptores debido al cese de las emisiones de los canales SD que estén en la guía de programación del televisor.

Aquellas personas que reciben la señal de televisión vía satélite (TDTSat) tendrán que ponerse en contacto con una compañía autorizada para comprar un nuevo equipo que sea compatible con la calidad de imagen en alta resolución.