Denominaciones de Origen de vino en Castilla y León establecen la Asociación AVOCYL para unificar fuerzas

100

Con el objetivo de unirse en colaboración, 11 Denominaciones de Origen de vino en Castilla y León han decidido de manera voluntaria unificar fuerzas y establecer la Asociación de Vino con Procedencia de Castilla y León (AVOCYL).

Componen este grupo las Denominaciones de Origen Ribera del Duero, Rueda, Bierzo, Cigales, León, Arribes, Arlanza y Tierra del Vino de Zamora; Valles de Benavente; y Cebreros y Sierra de Salamanca.

En total, y según los datos al 31 de diciembre de 2022, existen en esta región 11.829 viticultores, 625 bodegas y 54.277 hectáreas de viñedo.

Destacan cuatro pilares principales a alcanzar a medio y largo plazo: salvaguardar la calidad respaldada por las designaciones de Origen, abordar las exigencias del sector desde las primeras líneas, combatir la sobrecarga burocrática y realizar mejoras para impulsar la promoción tanto a nivel nacional como internacional.

En una reunión, los representantes de las denominaciones de Origen han presentado la asociación como un Órgano Consultivo para cualquier tema relacionado con el vino, pidiendo además establecer una relación directa con las consejerías de la Junta de Castilla y León.

Se enfatizó la importancia de defender el vino con origen como un distintivo de calidad, proveniente de una zona geográfica delimitada, y se instó a concentrar recursos en las denominaciones de Origen y evitar mensajes que puedan confundir al consumidor.

El encuentro contó con la presencia del consejero de Agricultura de la Junta de Castilla y León, Gerardo Dueñas Merino, y el director del ITACYL, Rafael Sáez, como primer paso.

El colectivo trabajará en el terreno para proteger el viñedo como legado de España. Dentro de las Denominaciones de Origen de Castilla y León hay una gran inquietud ante la cada vez mayor y descontrolada expansión de iniciativas de infraestructuras energéticas y su transporte, así como de otros proyectos con consecuencias irreversibles para el paisaje vinícola.

Las granjas porcinas merecen un cuidado especial. En el campo, todos tenemos espacio, pero es necesario encontrar soluciones para que la agricultura del vino sea compatible con la cría de cerdos y así no se comprometa la calidad de las cosechas ni un recurso importante en la lucha contra la despoblación como el turismo del vino.

Por otra parte, AVOCYL pedirá subvenciones para conservar y restaurar los viñedos antiguos como medida de preservación de la diversidad biológica, y otros temas que conciernen a las bodegas y productores de vino, como los necesarios cambios en la implementación SIGPAC o la asignación de recursos y personal para la Estación Enológica de Castilla y León.

La simplificación de la documentación será el principal objetivo de una asociación que demandará la lucha contra la burocracia ante los distintos entes locales, regionales y nacionales, así como soluciones para resolver la discrepancia existente en la actualidad entre los datos de la Sección Vitícola del Registro de Explotaciones Agrarias de la Junta de Castilla y León (REACYL) y el Registro de Parcelas de Viñedo de los Consejos Reguladores de Castilla y León, sin dejar de lado la conectividad prometida en las zonas rurales.

AVOCYL buscó asistencia para proteger el etiquetado del vino ante las advertencias de legisladores de ciertos países  del norte de Europa, que pretenden imponer un etiquetado restrictivo que relacione el vino con productos perjudiciales para la salud; promoveremos los cambios en la Ley de la Viña y el Vino de Castilla y León con el fin de salvaguardar el concepto de ‘vino con Origen’, y nos esforzaremos por mejorar y facilitar el acceso a las subvenciones OCM-VINO para la promoción de Terceros Países, y para participar de manera más activa en las iniciativas desarrolladas por ICEX y las Oficinas Comerciales (OFCOMES).