La provincia Ávila cuenta con una sola de las 13 empresas que fabrican pellets en Castilla y León

77
C82X7H Production of wood pellets. A type of wood fuel. Sawdust is manufactured to pellets. Used in boilers of central heating systems.

De las trece empresas que fabrican pellets en Castilla y León, tan solo una se encuentra en nuestra provincia.

Se trata de ‘Madeluis’, ubicada en la localidad de Crespos, con 931 toneladas de producción al año.

Según información a la que ha tenido acceso este periódico, el mapa de los Biocombustibles Sólidos 2022 elaborado por AVEBIOM, y actualizado en septiembre de 2022, en base a los datos de 73 fábricas de pellet, 57 de astilla y 29 de hueso de aceituna inventariadas en el último año en España, la provincia de Ávila aparece en el listado con tres empresas.

Además de ‘Madeluis’, las otras dos entidades abulenses que forman parte del mapa de biocombustibles, y que están dentro del listado de productores de astilla, responden al nombre de ‘Amatex Ávila’, de Mombeltrán, con una producción de entre 10.000 y 30.000 toneladas/año, y ‘Biomasas y Calderas Javier’, de Tiñosillos, con una producción menor de 10.000 toneladas/año.

Lo cierto es que mucho es lo que se está escribiendo en las últimas semanas sobre los problemas que puede haber para calentar los hogares este invierno debido al conflicto en Ucrania. No pocas informaciones hablan de desabastecimiento de pellets ante la escalada de precios de la energía.

En este sentido, “para lo que queda de temporada, las fábricas de pellet en España se han comprometido a garantizar el suministro a sus clientes nacionales, y apena se exporta pellet a otro país. Ciertamente según se comporte el invierno puede haber tensiones y en algún momento puntual, y en alguna zona concreta, puede haber plazos de entrega más dilatados de lo acostumbrado, pero habrá pellet   y también otros biocombustible sólidos como astilla”, según Pablo Rodero, actual presidente del Consejo Europeo del Pellet y responsable de la certificación ENplus® en España.

Los pellets se obtienen a partir de desperdicios de podas, residuos de procesos agrícolas y forestales o aserraderos. Es, así pues, material reaprovechado como combustible más barato, y sin duda un recurso económico que en una provincia como Ávila con tanta biomasa, puede convertirse en un recurso económico de primer orden.

Sobre la importancia de este sector, Javier Díaz, presidente de la Asociación Española de la Biomasa (AVEBIOM), con sede en Valladolid, apunta “que el 40 % del calor que se produzca en 2030 será con biomasa”.  En este sentido, recuerda que “estamos recibiendo una petición intensiva de ofertas para sustituir calderas de gas y de gasóleo por biomasa. Es una alternativa mucho más económica con una diferencia que puede superar hasta un 70 % con el gas y en torno al 55 % con el gasóleo”.