Botiquín canino: prevenir antes que lamentar

283

Con la primavera llega el buen tiempo y muchas ganas de escaparse, aunque cualquier lugar para pasar un fin de semana inolvidable en cualquier lugar para tratar de desconectar y conseguir recargar las pilas necesarias para enfrentarse de nuevo a la rutina, por lo menos, hasta las próximas vacaciones de verano.

¿Y que no puede faltar nunca en la maleta? Si, ya, de sobra es sabido que para algunos no puede faltar un buen libro, para otros el bañador, para otros una prenda de abrigo, para otros la crema solar… Pero si hay lago que no debemos olvidar al preparar la maleta es contar con un buen botiquín. Y no solo para nosotros, sino también para nuestra mascota.

¿Te habías planteado esto en alguna ocasión? Pues es de lo más recomendable. Aquí vamos a ver qué es lo indispensable y lo que no puede faltar en este botiquín tan especial.

Y es que los perros también pueden sufrir pequeños accidentes o problemas de salud que podrían fastidiarnos esos días que tanto hemos deseado y que hemos preparado con tanto esmero. Por eso es importante ser precavidos.

Antes de adquirir cualquier medicamento es importante que consultar antes con el veterinario de confianza. Y si por alguna circunstancia recomienda llevar medicamentos que se administren por vía subcutánea se ha de saber bien cómo administrar este medicamento llegado el caso.

Cualquier neceser, preferentemente rígido, o cajita bien limpia con su tapadera puede servir como botiquín. Hay que tener en cuenta que portaremos productos que pueden alterar su composición con la exposición directa del sol o a las altas temperaturas. A la hora de colocarlo en la maleta elige un sitio alejado de los juguetes de los niños y de la comida.

  • Gasas estériles: Son más recomendables que el uso del algodón ya que este material puede dejar restos en las heridas.
  • Guantes: Para asegurar un grado óptimo de higiene y protección.
  • Esparadrapo: De fijación fuerte y de fijación suave.
  • Suero fisiológico: Muy útil para limpiar bien cualquier herida. Los formatos mono dosis son muy prácticas y más fáciles de usar.
  • Agua oxigenada: Desinfectante y muy útil cuando queramos forzar el vómito en nuestra mascota mezclando una pequeña cantidad en el agua. Pero antes de hacerlo es mejor consultar con el veterinario porque hay ocasiones en las que se puede producir una lesión en el esófago.
  • Antiséptico tópico: El yodo o la clorhexidina son los productos más utilizados cuando se trata de desinfectar las heridas.
  • Pomada con corticoides: Se trata de un antiinflamatorio de uso cutáneo para controlar el prurito. Se debe aplicar en capa muy fina. El uso de corticoides suele estar contraindicado por eso es importante consular con el veterinario.
  • Antiparasitarios: Especial si vamos a andar por la naturaleza, es recomendable llevar un buen antiparasitario. Las picaduras de insectos pueden ser muy molestas e incluso provocar reacciones alérgicas. Existen en el mercado muchos productos que nos pueden ayudar: collares, pipetas, pastillas… para proteger al animal.
  • Protector de almohadillas: Las inmensas caminatas y paseos por terrenos pedregosos pueden llegar a perjudicar las patas del can, especialmente en los cachorros o animales no acostumbrados al senderismo. Los protectores de almohadillas se pueden encontrar en sprays o pinceles que se aplican directamente sobre la piel. Lo ideal es hacerlo de forma preventiva unos dos o tres días antes de la caminata. También existen otro tipo de alternativas como el uso de calcetines que sirven de protectores, funcionan muy bien pero quizá tendrás que ir acostumbrando a tu mascota a llevarlos.
  • Antidiarreico: Beber un agua diferente a la habitual puede causar cuadros gastrointestinales en los animales. De modo que estaría bien portar también algún probiótico para que el animal vaya recuperando el equilibrio la flora intestinal y vaya sanando con mayor rapidez.
  • Comprimidos anti mareo: Los animales suelen ponerse nerviosos durante los viajes y eso conlleva un aumento de las secreciones y, por tanto, la aparición del vómito. Pero antes de adquirirlos consulta al veterinario para que te aconseje.
  • Tijeras: Vienen muy bien para cortar cintas, gasas, pelo, algodón….
  • Pinzas largas finas: Para extraer cuerpos extraños que se les hayan clavado en algún lugar de la piel o en las patas. Si el objeto se encuentra en una zona sensible o de difícil acceso es mejor acudir al veterinario.

Este es un ejemplo de lo que podría componerse el botiquín, aunque puede ser más extenso dependiendo del lugar y la actividad que se haya elegido. Recuerda que la falta de un buen botiquín no te estropee unas merecidas vacaciones o un fin de semana de ensueño.