Los vehículos híbridos y eléctricos representan el 2,7% del parque de turismo español

484

A finales del 2020 en España circulaban algo más de 674.000 turismos con motores no convencionales esto supone que los coches de motorización eléctrica se hacen un hueco en el parque móvil nacional.

De los 32 millones de vehículos que hay en España, 24,6 millones son turismos. Los coches se dividen, según el tipo de motor, en diésel, gasolina y otras motorizaciones. Este último grupo se compone casi en su totalidad por híbridos y eléctricos y supone un 2,7% del parque de coches, según indica el informe ‘El parque de turismos por tipo de motor. Datos 2020’ desarrollado por UNESPA.

Los conductores veteranos son los más propensos a manejar un vehículo impulsado por una batería, mientras que los de menos de 30 años y los que rebasan los 65 años son quienes presentan menos predisposición a conducir un vehículo limpio.

Además, parece que la renta es un factor que favorece la adquisición de un vehículo eléctrico. Esto se confirma al realizar un análisis del reparto territorial de los vehículos limpios. Las provincias y los municipios con mayor PIB suelen presentar tasas más elevadas. Otros factores que favorecen la adopción de estos vehículos son el tráfico urbano y la existencia de taxis, VTC, alquiler o renting.

Las provincias que encabezan el ranking de los coches limpios son las provincias de Madrid y Barcelona, seguidas muy de cerca por las Islas Baleares, Gerona y Álava. En cuanto a la movilidad eléctrica en España hay un nombre que sobresale con clara diferencia: Toyota, que representa un 52% de los vehículos limpios que circulan por el país, a los que hay que sumar los de Lexus, su filial de berlinas de alta gama, cuyo logo luce en otro 11%. Juntas, estas dos enseñas marcan el frontal del 63% de los coches híbridos y eléctricos que recorren las calles y carreteras españolas.