Entrevista a Isabel Díaz Ayuso, candidata del Partido Popular a la Presidencia de la Comunidad de Madrid

1319

Isabel Díaz Ayuso vuelve a ser la candidata del Partido Popular a presidir la Comunidad de Madrid, y así revalidar la presidencia que ha ejercido durante los últimos cuatro años.

P.- ¿Qué supone para usted repetir como candidata del Partido Popular a las elecciones regionales?

R.-Un auténtico orgullo. Que el PP considere que soy la persona que debe liderar su candidatura el 28-M en la Comunidad de Madrid, la región de referencia y locomotora económica de España, es lo máximo y todo un halago, apenas 4 años después de mi designación para las elecciones de 2019. Sigo siendo la misma que entonces; no así la Comunidad de Madrid que es muchísimo mejor y su avance ha sido espectacular en todos los ámbitos. Han sido 4 años frenéticos, en los que hemos vivido de todo: incendios e inundaciones históricas, una pandemia o ‘Filomena’ de por medio, pero mi Gobierno ha respondido para que Madrid sea, hoy en día, el espejo donde se mira el resto de España y muchas zonas de la Unión Europea como región pujante, cosmopolita, a la vanguardia en unos servicios públicos eficientes, modernos y de calidad. Pero también a la vanguardia en libertades con un Gobierno que funciona, preocupado por lo que necesita el ciudadano, donde los debates estériles tan pegados al populismo de las izquierdas no tienen cabida. La Comunidad de Madrid de 2023 es mucho mejor que la de 2019 y la de los próximos cuatros año será aún mejor con los proyectos de un nuevo Gobierno del PP.

P.-¿Cómo se definiría a sí misma Isabel Díaz Ayuso?

R.-Una mujer normal de Madrid que actualmente tiene la inmensa oportunidad de trabajar cada día para intentar mejorar la vida de casi 7 millones de personas que viven y trabajan en todos y cada uno de los 179 municipios.

Creo que personalmente no he cambado nada y cuando puedo sigo disfrutando de las mismas cosas que antes: mi familia, mis amigos, el campo, el ejercicio, ir a bares y restaurantes y los pueblos de Madrid y de mi otra casa, que es la provincia de Ávila.

En política sigo defendiendo mis ideas y principios de siempre, mejorando mis planteamientos y puntos de vista gracias a los debates y a los ciudadanos. Y encabezo un partido político popular, del pueblo, que quiere para niños y mayores, hombres y mujeres, la normalidad, la alegría, la prosperidad, la libertad y lo mejor de y para España.

P.-Vivimos tiempos de crispación en la política madrileña. ¿Cuál es su punto de vista de esa imagen que los madrileños ven cada día en la televisión y el resto de los medios?

R.-La crispación en la política madrileña nace en el Gobierno de Pedro Sánchez. Durante esta legislatura, especialmente durante el Covid, hemos sido la alternativa a su rodillo de pensamiento único. Pese a sus continuos ataques los madrileños han demostrado que otra política es posible para mejorar la vida de las personas y que, además, no solo es acertada, sino que funciona. El bloque de la izquierda vive de la crispación y la polarización de la sociedad llegando a decirnos qué comer, qué sentir o cómo han de ser nuestras relaciones más íntimas para ser mejores ciudadanos.

Viven de alentar una pretendida lucha de clases propia del siglo pasado. Y de crear otras nuevas como la identidad regional, sexual y otras banderas creadas para buscar el “yo” contra “lo mío”, cuando debemos ir en sentido contrario: buscando lo que nos une y respetando las diferencias y la pluralidad.

P.-¿Hay que cambiar el rumbo en ese sentido?

R.-Ni mi Gobierno ni el PP han picado ese falso anzuelo de la crispación de la vida política que usa habitualmente la izquierda. Lo hacen desde el PSOE hasta la ultraizquierda que, por mucho que ahora se vista de blanco y hable con palabras infantiles como si la gente fuera tonta, no es otra cosa que comunismo. Y crispan cuando ven el fracaso estrepitoso de sus políticas, a medida que se empequeñecen, se embrutecen. En las elecciones de 2021 llegaron a su cénit con aquella campaña interesada y vergonzosa de envíos postales de balas y navajas, algo patético y que demuestra hasta donde llega esta izquierda. Espero que aprendieran la lección de cara a esta próxima campaña electoral donde las encuestas apuntan a que los madrileños seguirán dándoles la espalda, aún más si cabe.

P.-¿Cuáles son las necesidades que tiene la Comunidad de Madrid (en sanidad, educación, servicios sociales, transporte y sostenibilidad y medio ambiente) y que no ha podido llevar a cabo en esta legislatura?

R.- A los madrileños hay que seguir bajándoles los impuestos como hemos hecho siempre desde los Gobiernos del PP, más si cabe en un momento complicado y difícil para las familias con una inflación que ahoga a miles de madrileños y unos precios de la cesta de la compra desbocados. En esta pasada legislatura hemos aprobado hasta 20 bajadas de impuestos que han supuesto 700 millones de euros anules de ahorro para las familias cuando más lo necesitan.

Además, en esta legislatura –a pesar de las demoras provocadas por la pandemia- hemos cumplido o puesto en marcha y avanzado en todos nuestros compromisos para seguir ofreciendo a los madrileños los mejores servicios públicos de España en educación, sanidad, transporte o servicios sociales.

En sanidad seguiremos abriendo más centros de salud en Atención Primaria, como los nuevos que entrarán en funcionamiento en breve en Madrid (Las Tablas), Sevilla la Nueva, Alcorcón y Navalcarnero, junto a los nuevos recursos quirúrgicos y oncológicos estrenados en el Hospital ‘Gregorio Marañón’ y las obras integrales para la modernización del ‘12 de Octubre’. Todo ello junto a mejoras salariales para nuestros sanitarios –tenemos 5.000 más que antes del Covid- y estabilidad en el empleo para lograr una fijeza por encima del 90%.

En educación seguiremos profundizando en su calidad y la libertad de elección de colegios para las familias, donde prime la excelencia de sus alumnos sobre leyes estatales que quieren igualar a la baja los conocimientos de los estudiantes. Seguiremos bajando ratios en las aulas y aumentando la creación de plazas 0-3 años en colegios públicos, cerca de 100 en total entre ellos, numerosos de Tres Cantos, Majadahonda, Alcobendas, Las Rozas, Pozuelo de Alarcón o Boadilla del Monte. Y seguiremos construyendo nuevos centros públicos, por ejemplo este año con 130 millones para abrir más colegios, institutos y escuelas infantiles en 19 municipios. Todo ello con aumentos de sueldos para nuestros docentes y ofreciéndoles un MIR educativo para lograr los mejores y más preparados.

En transportes tenemos en marcha grandes ampliaciones de Metro en la línea 3 desde El Casar en Getafe hasta Villaverde Alto y en la línea 11 para conectar el suroeste con el noroeste de la capital a través de 33,5 kilómetros. Y en 2024 arrancará la prolongación de la línea 5 de Alameda de Osuna al aeropuerto de Barajas y más adelante estrenaremos la de Madrid Nuevo Norte. Además, construimos nuevos intercambiadores de transporte público que beneficiaran a millones de madrileños, como el de Valdebebas, y los siguientes previstos en Conde de Casal, Chamartín y Legazpi.

En políticas sociales seguimos trabajando para reforzar los servicios de ayudas a domicilio y centros de día, la incorporación de la teleasistencia avanzada y un nuevo modelo de atención residencial para mayores con mayor número de profesionales a su cuidado y más comodidad para todos sus usuarios.

Por último, continuamos trabajando en proyectos de medio ambiente como el ‘Arco verde’ que avanza por 15 de sus 25 municipios en la conexión, a través de 200 kilómetros, para conectar los tres parques regionales de la Comunidad de Madrid. Destaco además un ‘Plan Terra’ de apoyo al campo madrileño con una inversión de 100 millones de euros y 50 medidas para la modernización y promoción del sector agropecuario.

Y también quiero destacar nuestra política de vivienda para ampliar su oferta, sobre todo dirigida a jóvenes, con las obras ya en marcha en 4.000 de los 6.600 pisos de las primeras fases del ‘Plan Vive’ de alquiler a precio asequible, hasta un 40% por debajo de los de mercado.  De aquí a 2027, además, se va a multiplicar por tres el número de viviendas asequibles hasta alcanzar las 45.000 entre iniciativa pública y privada. Somos líderes en España ya que construimos en nuestra región la mitad de ellas de todo el país.

P.- De cara a después de las elecciones, ¿qué pactos se podría plantear su partido y cuáles no?

R.-Mi objetivo es conseguir una mayoría amplia me permita responsabilizarme de la gestión de la Comunidad de Madrid con libertad sin tantos impedimentos. Por eso pediré a todos los madrileños que confíen en mí, con humildad y compromiso. Quiero que Madrid siga viviendo este momento único, libre, donde los gobernantes no imponemos ni dirigimos la vida de los ciudadanos.

Queremos que todos tengan igualdad de oportunidades para llegar tan lejos como su esfuerzo les lleve, una región viva, pujante, brava, que premie al que arriesga y apuesta por sacar adelante sus sueños e ilusiones. Una región que sea motor económico, pero también una región humana, social, que atienda a quien más lo necesita, que cuide de los mayores, de la vida popular de nuestros barrios y comercios.

P.-¿Cuáles son sus perspectivas de cara a los comicios del próximo 28 de mayo?

R.- Lograr el respaldo de los madrileños para conseguir aglutinar una mayoría amplia y fuerte del Partido Popular. Hemos demostrado que cumplimos con nuestros compromisos.  Las elecciones del 28-M tienen que convertirse en 8.000 mociones de censura al Gobierno de Sánchez; la etapa prólogo de un nuevo Gobierno del PP en las próximas elecciones generales con Feijóo de presidente. Zapatero dejó un país en puertas de la bancarrota y la herencia de Sánchez es una España débil, endeudada y entregada a unos socios que no creen en ella, donde los violadores y abusadores sexuales salen antes a la calle sí o sí. ¡Ya vamos camino de 1.000!