Las Rozas empieza a soterrar la línea eléctrica que sobrevuela Navalcarbón

Se aprovechará para canalizar el cable de fibra óptica que de servicio a las instalaciones del nuevo Centro del Medio Ambiente de Las Rozas.

171

Las Rozas trabaja ya en el soterramiento de la línea área eléctrica de media tensión que transcurre por la Dehesa de Navalcarbón.

Se trata de un total de 640 metros de cableado sustentando por ocho torres metálicas que se extienden entre las cercanías de la calle Clara Campoamor y el polideportivo de Navalcarbón.

Una vez soterrada la línea y finalizadas las canalizaciones subterráneas, se procederá al desmantelamiento del cableado y las torretas. Una medida cuyo objetivo es “reducir de forma radical el impacto ambiental de la instalación”.

Con ello, se minimizará la peligrosidad de la actual línea aérea, reduciendo considerablemente el impacto sobre la fauna del entorno y haciendo crecer la seguridad frente a posibles incendios en la zona.

Canalización de fibra óptica

El soterramiento de la línea eléctrica se aprovechará también para canalizar el cable de fibra óptica que permita dar servicio a las instalaciones del nuevo Centro del Medio Ambiente de Las Rozas, ubicado en las inmediaciones del inicio de la línea aérea actual.

Los trabajos finalizarán a principios de 2023

Según indican fuentes del Ayuntamiento, los trabajos se desarrollarán en dos fases. Una primera en la que se llevarán a cabo las canalizaciones e instalaciones subterráneas en un periodo aproximado de cuatro semanas. Y una segunda, con una duración prevista de una semana, que supondrá el desmontaje de la línea actual. Sin embargo, dicho proceso no podrá realizarse hasta obtener las autorizaciones correspondientes.

Técnicos del Consistorio aseguran que estas autorizaciones ya han sido solicitadas y su previsión es que los trabajos de la segunda fase puedan comenzarse en enero o febrero de 2023.