Diario de una nevada histórica en Pozuelo

Algunas zonas todavía permanecen incomunicadas mientras continúan las labores de limpieza. Filomena ha dejado imágenes para la historia en Pozuelo.

0
198
Comisaria de Policía Nacional de Pozuelo de Alarcón.

Pozuelo empieza a recuperarse tras el fuerte temporal de nieve que ha azotado durante el viernes y el sábado toda la Comunidad de Madrid y que ha colapsado todas las vías del municipio con una capa de nieve que ha llegado a alcanzar los 50 centímetros de espesor en algunas zonas.

Pese a los esfuerzos previos del Ayuntamiento para hacer frente a la gran nevada prevista para el fin de semana, el temporal ha causado enormes inconvenientes en la ciudad y unas estampas que pasaran a la historia.

El jueves se activa el Plan de Inclemencias Invernales

El jueves 7 de enero el Consistorio activaba el Plan de Inclemencias Invernales tras la reunión presidida por el concejal de Medio Ambiente, Francisco Melgarejo, con agentes de la Policía Municipal, miembros de SEAPA y Protección Civil, las brigadas municipales, las contratas de jardinería y obras, y la empresa de limpieza viaria FCC.

Un encuentro al que también acudieron el concejal de Seguridad, Pablo Gil, y la concejal de Obras, Almudena Ruiz, donde se coordinó un plan de actuación cuyo principal objetivo era evitar la formación de placas de hielo por la congelación de la nieve mediante la colocación de sal en los puntos más transitados del Pueblo, Estación y Avenida de Europa. Así como en hospitales, paradas de autobús y edificios municipales.

Además, tras la reunión, el Consistorio aseguraba que Pozuelo tenía dispuesta para su funcionamiento la maquinaria pesada necesaria en caso de fuertes nevadas. Palas quitanieves, vehículos con cuchillas y cerca de 250 operarios en las calles para evitar el colapso.

Un Plan de actuación que, como ha podido comprobarse, resultó del todo insuficiente para evitar el caos en Pozuelo a partir de la tarde del viernes 8 de enero, cuando Filomena comenzó a arreciar con más fuerza sobre Madrid.

Comienza el caos el viernes por la tarde

Alrededor de las 18 horas de la tarde del viernes, un tuit del Ayuntamiento confirmaba el cierre de todos los parques y zonas verdes de la ciudad ante el riesgo de desprendimiento de árboles. “Procedemos al cierre de todos los parques de la ciudad desde las 18 horas de este viernes y hasta que finalicen los efectos de la borrasca Filomena. También cerradas las zonas verdes y zonas con arbolado de gran porte, como el bulevar de la avenida de Europa”.

Minutos más tarde, otra publicación del Consistorio, confirmaba la suspensión del servicio de recogida de basuras y del estacionamiento regulado. Al tiempo que pedía a los vecinos limitar los desplazamientos, tanto en coche como peatonales.

Y es que la situación en Pozuelo era ya muy preocupante. La nieve continuaba cayendo con fuerza y las calles rápidamente se convirtieron en pistas de hielo que impedían el tránsito habitual de vehículos. Al tiempo que las carreteras y entradas de acceso al municipio comenzaban también a verse afectadas por el exceso de nieve y hielo.

Desde ese momento comenzaron a funcionar las máquinas quitanieves con el fin de despejar las principales vías de la ciudad ante posibles emergencias. Unos trabajos que, dada la magnitud de la borrasca, resultaron del todo insuficientes para impedir el caos en Pozuelo.

Entre tanto, se sucedían los anuncios del Consistorio, a través de sus redes, clausurando la actividad para el fin de semana. La práctica deportiva quedaba suspendida y las instalaciones cerradas. Al igual que las bibliotecas, el mercadillo municipal, los centros culturales y todas las actividades del Espacio Cubo Joven.

Por su parte, la alcaldesa, Susana Pérez Quislant, a través de su cuenta de Twitter, pedía a los vecinos prudencia y evitar desplazamientos. “Os ruego que no salgáis a la calle, ni en desplazamientos en coche ni peatonales, si no es imprescindible. Estamos trabajando con todos los medios para limpiar las aceras y despejar las calzadas. Con vuestra colaboración va a ser mucho más fácil”.

Pozuelo amanece el sábado cubierto de nieve

El sábado 9 de enero amanecía en Pozuelo tras una intensa noche de nevada en la que el temporal no dio ni un segundo de tregua. Filomena había descargado hasta 50 centímetros de nieve y las calles y vías del municipio se despertaban completamente colapsadas. Mientras que las previsiones todavía auguraban varias horas de fuerte nevada.

Alrededor de las 10 horas de la mañana del sábado, la alcaldesa, a través de su cuenta de Twitter, hablaba a los vecinos. “Sólo os puedo trasmitir un mensaje: NO SALGÁIS DE CASA. Todos los efectivos del Ayuntamiento están trabajando sin parar y lo han hecho toda la noche, pero la fuerza de la nevada está haciendo muy difícil recuperar el tránsito de las calles”.

Efectivamente, como bien expresaba la alcaldesa, las calles de Pozuelo habían amanecido completamente intransitables. Y numerosos árboles habían colapsado ante el enorme peso de la nieve sobre sus ramas.

Una estampa histórica en Pozuelo que muchos vecinos quisieron disfrutar de primera mano. Durante toda la jornada del sábado, cientos de vecinos salieron de sus casas a disfrutar de un histórico día de nieve. Llegándose a ver escenas de personas esquiando por las calles, niños tirándose con sus trineos y los ya clásicos muñecos de nieve por todos los rincones de la ciudad.

Para de nevar tras más de 32 horas

Tras más de 32 horas de nieve ininterrumpida, sobre las 19 horas del sábado, cesaban las precipitaciones en la Comunidad de Madrid. Y comenzaban, desde ese momento, a multiplicarse los servicios de limpieza para despejar las principales vías de Pozuelo.

Unos trabajaos que, tal y como confirmaban fuentes del Ayuntamiento, se iban a prolongar durante toda la noche del sábado al domingo. “Nuestra Policía Municipal, SEAPA, Protección Civil y los equipos de limpieza seguirán trabajando sin descanso toda la noche para devolver la normalidad a Pozuelo lo antes posible”, tuiteaba el Consistorio en su cuenta.

El domingo 10 de enero amanecía con un nuevo mensaje de la alcaldesa Quislant, en el que pedía “ayuda y paciencia para que entre todos volvamos a tener nuestra ciudad en condiciones”. También, desde la cuenta del Ayuntamiento, se lanzaba un mensaje de prudencia a los vecinos: “Comenzamos el domingo recomendando que no salgan de casa. La nevada ha parado, pero es peligroso transitar por las calles por el riesgo de caída de ramas o bloques de hielo desde tejados y cornisas. Trabajamos para devolver Pozuelo a la normalidad con todos los medios”.

Urbanizaciones y zonas residenciales incomunicadas

Unos trabajos que centraban sus esfuerzos en despejar los accesos a los centros de salud, urgencias de hospital, farmacias y residencias. Así como en las principales vías de acceso a estos puntos de especial relevancia.

A lo largo de la jornada del domingo, se pudieron ver por Pozuelo varias máquinas quitanieves y retroexcavadoras, despejando las principales calles de la ciudad y las vías de acceso.

Sin embargo, muchas urbanizaciones y zonas residenciales permanecían literalmente incomunicadas debido a la falta de efectivos y maquinaria pesada necesarios para la limpieza de los viales. Un hecho que obligaba a los propios vecinos a abrir manualmente accesos desde sus viviendas a las calles adyacentes mediante el uso de palas y rastrillos.

A última hora de la noche del domingo, la alcaldesa tuiteaba una lista con las calles que durante toda la jornada habían sido limpiadas y anunciaba hasta 6 puntos desplegados por la ciudad en los que el Ayuntamiento repartiría sal desde las 10 de la mañana del lunes.

El lunes arranca con multitud de servicios suspendidos

La semana amanecía con numerosas calles todavía sin limpiar y multitud de urbanizaciones y zonas residenciales incomunicadas por la nieve. Los trabajos de los operarios del Ayuntamiento se habían mantenido de manera ininterrumpida, pero la falta de recursos impedía llegar a todos los puntos del municipio.

Mientras tanto, a través de una página web habilitada por el Ayuntamiento, se actualizaba a tiempo real el estado de las vías por las que habían operado las quitanieves y se consideraban limpias.

Unas calles por las que todavía no podían circular con normalidad los autobuses urbanos. Que al igual que los interurbanos, el Metro Ligero Oeste y la línea C-10 de Cercanías permanecían suspendidos.

Alrededor de las 11 de la mañana, un tuit del ayuntamiento confirmaba que, según informaba el Consorcio Regional de Transportes, la línea de autobús 561 entre Aluche y Pozuelo retomaba su actividad. Como lo haría la línea C-10 de Cercanías a partir de las 15:30 horas.

Mientras tanto, multitud de vecinos se habían acercado a los 6 puntos que el Ayuntamiento había habilitado para repartir sal desde las 10 de la mañana. Hecho que provocó que rápidamente se agotarán los 9.000 kilos de sal dispuestos por el Consistorio.

Continúan los trabajos para limpiar calles

Durante toda la jornada continuaban, sin descanso, los trabajos de limpieza de las vías. Calles como Almansa, Antonio Becerril, Avenida de Europa, Juan XXIII, Camino Cerro de los Gamos, Francia, Leopoldo Calvo Sotelo, Zurbarán, M-502, M-503 desde Pablo VI hasta la M-515 o M-511 hasta Ciudad de la Imagen, se iban incorporando al directorio de calles limpias habilitado por el Ayuntamiento, mientras arreciaban las críticas de los vecinos cuyas zonas permanecían incomunicadas.

Áreas como La Cabaña, la colonia San José o Prado de Somosaguas, permanecían con las calles colapsadas mientras sus vecinos denunciaban la ausencia de las máquinas quitanieves para despejar sus vías. “En la urbanización La Cabaña seguimos aislados en casa, con árboles cortando las calles y sin nadie que venga a retirarlos. Piensan hacer algo???” preguntaba una vecina a través de Twitter.

Cerca de las 21:30 horas, el Consistorio anunciaba la vuelta a la actividad de la línea interurbana de autobús 657A que conecta Moncloa con el Hospital San Juan de la Cruz de Pozuelo. Con la previsión de retomar, durante la jornada del martes nuevos servicios.

A esta hora de la mañana del martes, permanecen inoperativos los autobuses urbanos pero sí ha retomado la actividad el Metro Ligero Oeste únicamente entre las estaciones de Colonia Jardín y Prado del Rey.