EFEMÉRIDES, 6 de Octubre – Tauromaquia

50

El 6 de octubre de 1868 nació en Córdoba el picador de toros Manuel de la Haba Bejarano “Zurito”. Su padre era el conocedor de la ganadería de Juan José Barbero y eso le hizo familiarizarse con el toro y el caballo. Fue en las cuadrillas de Fuentes, Guerrita, Algabeño, Machaquito o El Gallo, entre otros.

El 6 de octubre de 1889 torearon juntos por última vez en Madrid los espadas Salvador Sánchez “Frascuelo” y Rafael Molina “Lagartijo”. Tres de los toros llevaron el hierro del conde de la Patilla y los otros tres el de Rafael Surga.

Lagartijo y Frascuelo, leal y reñida competencia

En la plaza de toros de Soria se lidiaron toros de Vicente Muriel el 5 de octubre de 1925 para los espadas Emilio Méndez, Antonio Sánchez y Gregorio Garrido. Durante la lidia de uno de los toros hubo voces desde el tendido, ofensivas para los lidiadores saliendo en su defensa el matador Juan Anlló y Orrío “Nacional II” que se encontraba como espectador presenciando el festejo. Se  formó una pelea y “Nacional” recibió un botellazo en la cabeza pese a lo cual fue detenido,  falleciendo a consecuencia del fuerte golpe.

La biografía de Nacional II por Uno al Sesgo

En Caravaca de la Cruz (Murcia) se lidiaron seis toros de José Escobar el 6 de octubre de 1943 para un mano a mano que levantó mucha expectación. Manuel Rodríguez “Manolete” y el torero local Pedro Barrera. Los toros resultaron muy bravos y los toreros rayaron a gran altura cortando orejas a cuatro ejemplares. Ambos toreros fueron sacados a hombros por la puerta grande y llevados hasta el hotel donde se hospedaban.

Manolete y Barrera revolucionaron Caravaca

ROPA SUCIA, Novillo de la ganadería mexicana que se anuncia “Marrón”, propiedad de José Joaquín Marrón Cagiga, berrendo en cárdeno, con 500 kilos y el número 57  fue lidiado en la Plaza México, el domingo 6 de octubre del año 2002. Hijo de un semental y una vaca de San Martín, cerró el festejo demostrando mucha clase. El novillero español Roberto Galán lo recibió a portagayola para darle una emocionante larga cambiada y recibió una cornada muy grave en el tercio superior interno del muslo izquierdo al rematar un quite con una brionesa. Terminó la faena Rafael Rivera (hijo del  inolvidable Curro) al que le pesó el incidente y el gran novillo que tenía delante y las aclamaciones del público de ¡toro, toro! Fue pitado al terminar con el astado y a éste, se le premió con el arrastre lento.

El ganadero mexicano José Marrón