SIEMPRE NOS QUEDARÁ FRANCIA

0
147

Con la irregularidad de las fechas en que se dan toros en España se anunciaron dos de las grandes ferias francesas, la de Arles y la de Nîmes. Una lección más de los empresarios y la afición francesa porque, aunque al otro lado de los Pirineos, allí también golpea el Covid-19. Y también hay un gobierno que gobierna.

Otros años La Feria del Arroz de Arles ha contado con más festejos, incluso algún día con jornada de mañana y tarde. No es la situación idónea la de este 2020 pero aún así, la corrida concurso programada para el 12 de septiembre tuvo una gran aceptación, algo tendría que ver la inclusión de un toro de una ganadería francesa y un torero de la cercana Nîmes; de hecho se vendió todo el papel disponible conforme a las ordenanzas sanitarias. Los toros salieron a la arena en el siguiente orden: Victoriano del Río, Jandilla, Santiago Domecq, Garcigrande, Alcurrucén y Pagés Manilhan. Julián López “El Juli” demostró una vez más su técnica y oficio con dos toros de distinto comportamiento, el primero justito de fuerza y su segundo algo reservón al que consintió hasta cortarle la oreja. Paco Ureña se esforzó con valor en el segundo, abanto y brusco y dominó al abanto y mansote quinto, muy núñez en el comportamiento al que impuso su verdad torera siendo premiado con una oreja. El torero francés, Adrién Salenc se presentaba en la plaza como matador y tuvo una excelente actuación. Supo estar a la altura del mejor toro del encierro, Afortunado  nº 54 de Santiago Domecq al cortó una merecida oreja y se entregó en la faena al sexto que no humilló ni embistió con claridad; la estocada decantó que se le concediera una oreja saliendo a hombros de la plaza.

       Debut y triunfo del francés Adrién Salenc

Para el siguiente 13 se preparó un cartel novedoso, no se puede hablar de mano a mano porque se anunciaron un rejoneador y un torero de a pie pero el picante, lo ponían un par de toros que se salen de lo habitual en estos casos. Diego Ventura se enfrentó a dos todos de Los Espartales, su ganadería preferida y a uno de Prieto de la Cal y Antonio Ferrera, además de dos de Zalduendo, lidió uno de La Quinta. Lo cierto es que se vivió un festejo que colmó las expectativas de las personas que casi agotaron las localidades permitidas. El jinete demostró su extraordinario momento con los murubes de Los Espartales a los que cortó una y dos orejas al quinto, al que puso banderillas a dos manos sin cabezada sobre un caballo excelente, Capote, que ha tomado el relevo de Dólar. La apuesta por el de Prieto no salió como se esperaba al resultar un toro mansurrón y muy complicado. Ferrera sigue en ese momento de dulce inspiración y variedad en sus lidias, también cortó tres orejas, una al segundo, de Zalduendo, Benefactor nº 81 que fue premiado con la vuelta al ruedo, mismo premio que se concedió al cuarto, Arriero nº 8, de La Quinta y al que el extremeño cortó las dos orejas.

                      Creativo Antonio Ferrera

Unos días después dio comienzo la Feria de la Vendimia de Nîmes, con unos carteles como los de años anteriores, Simón Casas “echó el resto” para sacarla adelante. Comenzó la feria el 17 de septiembre con un festejo mixto en ganado y actuantes aunque éstos fueran todos de nacionalidad francesa. Dos toros de Fermín Bohórquez para rejones y para lidia a pie dos toros de Vegahermosa y dos novillos de Málaga, ganadería de Marie-Pierre Callet formada con reses compradas a Bohórquez. La amazona gala Lea Vicens sigue contando por triunfo sus actuaciones y, en el coliseo no podía ser menos; cortó una oreja a cada toro asegurándose la puerta grande. Sebastián Castella aprovechó las buenas condiciones del quinto para pasear una oreja y el novillero Raphaël Raucoule “El Rafi” quiso dejar patente que quiere ser alguien y comenzó la faena al tercero de rodillas; fue premiado con una oreja. Victoriano del Río envió una gran corrida para el día 18 con el premio de la vuelta al ruedo al tercero, Descreído nº 154 que llevó el otro hierro de la casa el de Toros de Cortés. A Enrique Ponce se le hizo saludar al romperse el paseíllo y luego dio una lección de armonía, temple y gusto; paseó una oreja del primero y las dos del cuarto. Otro resultado hubiera obtenido Curro Díaz si su arte exquisito se hubiera rubricado con la espada; dio la vuelta en el segundo y fue ovacionado en el quinto. Emilio de Justo se va haciendo un hueco en carteles de tronío, ganado a pulso de sus muñecas, le cortó la oreja al tercero por no acertar con la tizona.

     Compesta la figura en el natural de Curro Díaz

José María Manzanares tuvo que ser operado de forma urgente y no pudo estar el día 19 siendo sustituido, con acierto, por Daniel Luque. Se lidiaron toros de Domingo Hernández y Garcigrande (1º y 5º). En este festejo recibió la alternativa Marcos, con el toro Borrachito nº 95 que brindó al cielo seguro que en recuerdo de su abuelo Domingo Hernández; la faena no llegó a remontar y fue ovacionado y tampoco rompió la faena al sexto. Luque mantuvo la tensión en el segundo, un toro que se paraba y al que se pasó por la faja con un final muy cercano pero que no remató con la espada. El tercero fue un gran toro que atendió por Gracioso y con el que el francés Juan Leal  se mostró tal cual es, un torero muy valiente que se entrega en todos los toros; en este se permitió “competir” con Daniel en una “luquecinas” de rodillas. La estocada sin puntilla puso en sus manos las dos orejas. La Feria terminó, el día 20, sin lo que la fuerte apuesta merecía, los toros de Jandilla salieron con menos fuerza de la justa y, por tanto, el juego dejó bastante que desear. El mano a mano de Sebastián Castella y Miguel Ángel Perera quedó algo descafeinado y la prueba es el resultado, una oreja a Sebastián por el cariño de sus paisanos.

De vuelta a España Granada era visita obligada para poder recorrer la ciudad antes de otro “confinamiento” veladamente anunciado y, por supuesto, ver el festejo del 26 de septiembre. Distinta condición los toros de Juan Pedro Domecq con el mejor lote en el sorteo para Enrique Ponce que puso en pie a los tendidos con sus faenas formando “un verdadero lío”; una oreja en su primero y las dos del cuarto, un excelente toro. Curro Díaz tuvo menos material pero se mostró muy firme en el quinto y le mató de una gran estocada que le sirvió para pasear una oreja. Sebastián Castella toreó con mucha verdad a sus dos toros, hizo un gran esfuerzo y le echó garra en el tercero y se fajó con el huidizo sexto al que mató de forma fulminante. Una oreja de cada toro para poder salir por la puerta grande junto a Ponce.

  Temple en el muletazo de Castella ante un gran toro

Al día siguiente estaba anunciado un festejo en Santa Cruz de Mudela donde Víctor Puerto pensaba celebrar el veinticinco aniversario de alternativa; cuatro toros de Guadalmena que mataría Puerto y dos toros para el rejoneador Sergio Pérez. El anuncio de la suspensión del festejo en la plaza de “Las Virtudes” dejó en casa a muchos aficionados que tenían pensado hacer la excursión. Según comunicó el Ayuntamiento, “las autoridades sanitarias desaconsejan cualquier tipo de celebración que reúna a más de diez personas”.

Así estamos y, mientras tanto, en los autobuses pueden viajar 58 personas, por lo menos en los de Madrid y no hablemos de los aviones o trenes.

Julián Agulla