Milagros Tolón, candidata del PSOE a la Alcaldía de Toledo

352

Milagros Tolón vuelve a repetir como candidata del PSOE a la Alcaldía de Toledo y espera seguir siendo alcaldesa tras el 28M.

P.- ¿Cómo definiría su mandato de estos cuatro últimos años? ¿Se ha quedado algún proyecto importante de su programa sin llevar a cabo?

R.- Posiblemente, estemos hablando del mandato más difícil que ha tenido que afrontar Toledo desde la restauración de la democracia. Tuvimos en Montesión el mayor incendio forestal que se recuerda, después vino la pandemia; además, las tormentas ‘Filomena’ y ‘Hortensia’, que afectaron mucho a nuestras zonas verdes; después las lluvias torrenciales de la DANA y también sufrimos las consecuencias de la guerra de Ucrania. En esos escenarios hemos hecho frente a emergencias y situaciones inéditas, atendiendo sobre todo a los colectivos más vulnerables, pero sin dejar de hacer los compromisos que adquirimos cuando formamos gobierno. Hicimos la calle Comercio y el bulevar de Santa Bárbara en plena pandemia así hasta completar nuestro programa. Estamos satisfechos, pero es evidente que siempre quedan cosas por hacer.

P.- El presidente García-Page ha prometido que en el primer año de la próxima legislatura la Junta ampliará el suelo industrial en Toledo y que vendrán más empresas. Hace unas semanas había 4.071 personas desempleadas en la ciudad. ¿Qué propone su partido para que haya más empleo en Toledo y que no dependa tanto del turismo?

R.- Ya estamos por debajo de los 4.000 desempleados y en los últimos ocho años hemos reducido el paro en 2.800 personas. Estamos apostando por la diversificación de la actividad económica y por la llegada de empresas dedicadas a la innovación, una estrategia que está dando sus frutos con empresas que han llegado a Toledo como Primark o Puy du Fou, otras que han ampliado sus instalaciones como Inael o Iveco y otras que han anunciado su llegada a Toledo como Quest Global o Elekta generando empleo y oportunidades económicas.

P.- Uno de los temas estrella del mandato será sin duda el desarrollo del nuevo Plan de Ordenación Municipal (POM). El primer avance publicado habla de la construcción de entre 12.000 y 18.000 viviendas para una ciudad de 100.000 habitantes. ¿Cuáles son sus propuestas?

R.- Hemos presentado un avance que ha contado con un amplio proceso de participación donde ya se apunta lo que queremos para el Toledo de los próximos 15 o 20 años. Sus objetivos principales son mejorar el acceso a la vivienda con la construcción de unas 15.000 viviendas nuevas, recuperar la relación con nuestro río y convertirlo en eje vertebrador de Toledo, el desarrollo económico con 3,6 millones metros cuadrados más de suelo industrial, promover la movilidad sostenible, la ordenación de entornos urbanos inclusivos, seguros y sostenibles, la regeneración urbana de Palomarejos y Santa Bárbara, la revitalización del Casco Histórico, devolver la Vega Baja a la ciudadanía y una ciudad más compacta y cohesionada. Junto a ello, el POM incluirá infraestructuras que consideramos esenciales como el AVE Madrid-Extremadura con una nueva estación en el Polígono, el acceso al Polígono desde Las Nieves o el puente entre el Polígono y Azucaica.

P.- La falta de vivienda pública en Toledo es acuciante, con más de 3.000 personas como demandantes y una polémica concentración de viviendas sociales en el barrio del Polígono. ¿Qué harían desde el Ayuntamiento para solucionarlo?

R.- Como le digo, en el avance del Plan de Ordenación Municipal ya se prevé la construcción de 15.000 viviendas, con al menos un 40% con algún tipo de protección como establece la nueva ley estatal. Pero, además, en suelo urbano consolidado vamos a impulsar desde el Ayuntamiento la oferta de vivienda nueva como las previstas en el Nuevo Palomarejos (casa cuartel de la Guardia Civil y Hospital ‘Virgen de la Salud’) o en Santa Bárbara (casas de Defensa de la calle Estudios y paseo de la Rosa, aparte de la regeneración de los inmuebles de Las Vírgenes). También continuaremos con la rehabilitación de viviendas en el Casco Histórico, donde tenemos unas 1.000 viviendas sin rehabilitar, reforzando el papel del Consorcio.

P.- También se tiene que poner en marcha el Plan de Movilidad Urbana Sostenible y la zona de bajas emisiones, con gran incidencia en el día a día de la ciudad. ¿Qué postura tiene su partido?

R.- El ‘Plan de Movilidad Urbana Sostenible’ es un documento que ya hemos elaborado y que es preceptivo para la aprobación del nuevo POM. Es decir, ese trabajo ya lo hemos realizado, con un gran nivel de participación además, y ya estamos aplicando medidas que ahí se recogen como la apuesta por los carriles bici o la mejora del transporte público con la gratuidad en el búho bus y a los menores de 12 años que ampliaremos la próxima legislatura a los menores de 16. En cuanto a la zona de bajas emisiones, se trata de una medida que deben poner en marcha por ley todos los ayuntamientos de más de 50.000 habitantes para reducir la emisión de gases contaminantes. Va más allá de la adopción de medidas concretas de tráfico, supone un sistema integral de control de aforos, medición de emisiones, fomento de la movilidad sostenible, digitalización etc. Es avanzar en los objetivos de desarrollo sostenible.

P.- Ahora ese día a día es muy complicado por los atascos cotidianos en torno al Hospital Universitario. ¿Qué acciones pondrían en marcha para solucionarlos?

R.- El Ayuntamiento ha puesto en marcha las medidas que son de su competencia en cuanto a los accesos al hospital con la construcción de dos rotondas y el arreglo de la calle Río Estenilla, donde hemos duplicado los aparcamientos en torno hospital. Además, el Estado realizó una reordenación de la conexión entre la A-42 y la TO-23 que ha dado fluidez al tráfico en las horas punta. A partir de ahí lo que hemos hecho es pedir a las administraciones competentes que intervengan en la mejora de las comunicaciones de la ciudad. Fruto de este trabajo y de la buena disposición del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana este mismo año saldrá a licitación el tercer carril entre el Polígono y Santa Bárbara por un importe de 5,3 millones de euros. Además, el Ministerio también va a realizar el puente entre Azucaica y el Polígono. Ya dispone del impacto ambiental favorable y de un presupuesto de 500.000 euros para realizar el proyecto. Es una obra de 22 millones de euros que estará en marcha en el medio plazo. Y estamos en buena sintonía las tres administraciones para realizar la conexión desde Las Nieves al Polígono, que también es necesaria para mejorar la movilidad.

P.- Los próximos años se decidirá cómo llega el AVE a Lisboa a nuestra ciudad. ¿Qué consideraciones se deben tener en cuenta?

R.- El AVE a Lisboa es una infraestructura que será el eje estratégico en el transporte de viajeros y mercancías. Por supuesto, su paso por Toledo no romperá la ciudad ni afectará a ningún barrio ni distorsionará el paisaje, esto es una premisa irrenunciable y en esa línea han ido nuestras alegaciones. Además, la actual estación de tren de Santa Bárbara seguirá en su lugar y habrá una segunda estación en el barrio del Polígono. Y aquí hay que decir que el Gobierno de España ha sido muy sensible con las alegaciones presentadas por el Ayuntamiento de Toledo y la Junta de Comunidades, porque no podíamos permitir que el AVE pasara por el centro de la ciudad. Es un proyecto que va a revolucionar la ciudad y que nos consolida como lugar estratégico en el centro de España.

P.- ¿Qué incentivos son necesarios para revitalizar el casco y evitar la ruina de centenares de inmuebles abandonados, algunos en estado peligroso?

R.- En el Casco Histórico estamos actuando en varias direcciones. A través del Consorcio hemos impulsado y renovado las políticas de rehabilitación de viviendas, hemos puesto en marcha nuevas líneas de ayuda para la rehabilitación de edificios ruinosos y también de ayudas para el comercio. Por otro lado, abordamos un ambicioso plan de regeneración urbana con la recuperación de calles y espacios públicos de uso residencial como la calle Reyes Católicos, calle Comercio, Cristo de la Luz o el eje Tendillas-Toledo Ohio, incluida la calle de la Plata donde se va a ubicar el ‘Museo Postal’. Además, estamos poniendo en valor el ‘Corral de Don Diego,’ con la recuperación del ‘Salón Rico’ y la apertura de un espacio público para la ciudadanía, la cultura y la artesanía que incluye cinco viviendas para jóvenes gestionadas por la EMV; un proyecto que vamos a completar con la rehabilitación con criterios de eficiencia energética del mercado de abastos. También pondremos en marcha el ‘Plan de Sostenibilidad Turística’, con una inversión de 4,2 millones de euros, y hemos aprobado una normativa pionera para regular las viviendas de uso turístico… Son muchas las acciones que ya están en marcha y que vamos a ir implementando para garantizar la protección del uso residencial del Casco Histórico y permitir un desarrollo moderado, razonable y equilibrado del turismo, un sector del que no podemos olvidar que dependen muchas familias toledanas.

P.- ¿Cómo solucionaría de forma definitiva el problema del amianto en Toledo? ¿Usarían glifosato como herbicida, a pesar de que es considerado como peligros para la salud por la OMS?

R.- Sobre el amianto lo primero que hay que destacar es que ha sido el movimiento vecinal el que provocó con su empuje una reacción que las administraciones le negaban hasta ese momento. Como alcaldesa y vecina del barrio es un asunto que me afectaba especialmente y, entre todos, conseguimos elaborar un plan de actuación, retirada o sellado de los restos de amianto que, por cierto, nos dejó un alcalde del PP. Ese plan está muy avanzado, cada uno está cumpliendo su parte, la Junta, la CHT y también el Ayuntamiento. Pusimos en marcha un grupo de trabajo en el barrio, nos comprometimos a hacer mediciones y se adquirió el aparataje para hacerlo al menos dos veces al año y la información se ha puesto a disposición del ‘Consejo de Participación’. Se han instalado carteles como nos comprometimos, y si hay que reforzar la señalización estamos dispuestos a estudiarlo. El barrio del Polígono es hoy más seguro en ese aspecto que hace ocho años, pero este Ayuntamiento sigue vigilante y pendiente para minimizar el riesgo lo máximo posible. Sobre la otra cuestión, lo que le puedo decir es que dentro del proceso de modernización de los servicios públicos que emprendimos en 2015 la sostenibilidad, la salud y la protección del medio ambiente es una premisa. Y le puedo asegurar que los servicios municipales desarrollan su actividad siempre dentro de los parámetros de seguridad y respeto al medio ambiente que se marca en cada caso por la normativa vigente en cuanto al uso de productos, maquinaria, protecciones etc.

P.- ¿Cuál es su proyecto para Vega Baja? ¿Y para la Peraleda? ¿Y para el nuevo Palomarejos?

R.- En Vega Baja tenemos un proyecto que ya está en marcha. Esto no es una propuesta lanzada al viento en periodo electoral, es una realidad que ya se está ejecutando gracias al acuerdo histórico que alcanzamos entre el Ayuntamiento, la Junta y el Gobierno de España para proteger la zona, poner en valor los restos arqueológicos y abrir ese espacio a la ciudadanía desde el respeto al medio ambiente, al paisaje y al patrimonio. Hemos empezado con una inversión de 800.000 euros que incluye ajardinamiento, carril bici y señalética y ya tenemos comprometidos 400.000 más para una segunda fase. Además, hemos iniciado también el aparcamiento de la universidad, como nos reclamaban los estudiantes y la comunidad educativa de la fábrica de armas.

Sobre Palomarejos, venimos trabajando en el proyecto ‘Nuevo Palomarejos’ que apuesta por un barrio más cohesionado, mejor conectado internamente, más compacto, más saludable, mejor iluminado, más accesible, con más espacios públicos y más zonas verdes, con más viviendas para jóvenes, que fomente las relaciones vecinales y revitalice el comercio de proximidad.

Es nuestra respuesta al reto que supone el traslado del cuartel de la Guardia Civil a La Peraleda, que es donde ha querido la propia Guardia Civil, y al cierre del ‘Virgen de la Salud’. En el solar donde actualmente se ubica el cuartel de la Guardia Civil se podrán construir alrededor de 250 viviendas, además de uso terciario. La parcela del ‘Virgen de la Salud’ mantendrá como principal el uso dotacional y terciario, compatible también con el residencial. La escuela de enfermería será rehabilitada y se convertirá en residencia de estudiantes, dando cobertura a los alumnos de la universidad regional. Este Nuevo Palomarejos incluye el palacio de los deportes que la ciudad merece. Se ubicará en el complejo deportivo de la escuela de gimnasia, junto a la pista de atletismo y dispondrá de un aparcamiento subterráneo. En definitiva, es un proyecto de ciudad que no afecta sólo a un barrio, ya que su desarrollo permitirá una mejor conexión con Buenavista, Santa Teresa y avenida de Europa, avanzando en esa labor de ‘coser’ y vertebrar la ciudad que nos hemos marcado como premisa en el avance del nuevo POM.