Vitamina D para unos huesos fuertes

79

El covid-19 no está dejando indiferente a nadie, ya que las personas que no han sido afectados por el virus, también están sufriendo las consecuencias del tipo de vida que esta pandemia mundial nos está obligando a llevar. 

Uno de los efectos directos que está teniendo en nuestra salud es una notable falta de Vitamina D en el organismo, y que afecta a más del 80% de la población, especialmente las personas mayores de 60 años. Esto es debido a los confinamientos, que nos obligan a permanecer más tiempo en casa, lo que hace que reduzcamos nuestra exposición solar. La cantidad de tiempo que necesitamos tomar el sol para producir suficiente vitamina D depende de muchos factores, incluyendo nuestro tipo de piel, la latitud en la que vivimos, el momento del día y la época del año. Según los expertos, en verano suele bastar con exponer la cara, las manos y los brazos a la luz directa del sol tres veces a la semana durante diez a veinte minutos.

La mayor parte de Vitamina D se absorbe a través de la piel procedente de los rayos del sol, y una mínima se asimila a través de la dieta. Los alimentos que contienen este tipo de vitamina son fundamentalmente los de origen animal como los pescados grasos, leche, huevos, mantequilla, e hígado vacuno. Los aguacates, las setas y las bebidas vegetales también contienen Vitamina D. Pero solo con los alimentos no es posible absorber toda la vitamina D que necesita el organismo.

Las personas más propensas a sufrir un déficit de esta vitamina son los celíacos, las personas con sobrepeso, las que sufren insuficiencia renal y las embarazadas.

La falta de esta vitamina se detecta a través de un análisis de sangre. Y las personas que tienen problemas para absorberla pueden recurrir a suplementos para regular estos niveles.

La importancia de la Vitamina D

  • Mantener unos buenos niveles de calcio para tener unos huesos fuertes es una de las funciones de una buena absorción de Vitamina D, que se almacena en el hígado. Por eso es tan importante que las personas mayores tengan controlado este déficit.
  • Hace, además, que dispongamos de un funcionamiento del intestino sano.
  • Refuerza el sistema inmunitario.
  • Regula el buen funcionamiento muscular.
  • Protege los vasos sanguíneos, ejerciendo de regulador hipotenso y protege el músculo cardíaco.

Efectos de la falta de Vitamina D

  • Osteoporosis. Este es uno de los síntomas de la falta de Vitamina D cuando se prolonga en el tiempo pueden provocar una pérdida de densidad ósea, haciendo que los huesos se hagan más débiles, lo que puede llevar a fracturas y dolores musculares.
  • Raquitismo. Aunque es poco frecuente, puede presentarse en los niños con déficit de vitamina D, haciendo que sus huesos sean frágiles y no se forme adecuadamente su cerebro.
  • Psoriasis. Es un síntoma de que existe una falta de Vitamina D.

Los investigadores están estudiando la relación que tiene la Vitamina D con la aparición de otras afecciones médicas como la diabetes, la presión arterial alta, el cáncer o enfermedades autoinmunes.

El exceso también es malo…

También es importante saber que una absorción abundante de Vitamina D tiene sus problemas y se puede llegar a sufrir: como debilidad, depresión, estreñimiento, náuseas, confusión y desorientación, pérdida de apetito y de peso, caída de cabello y daños renales.