Entrevista a José María Porras, presidente de la Mancomunidad de Servicios del Suroeste y alcalde Griñón

289

Este mes nos hemos acercado hasta Griñón para hablar con su alcalde, José María Porras, quien a su vez es también el presidente de la Mancomunidad de Servicios del Suroeste, para conocer un poco más sobre la situación actual, el funcionamiento y el futuro de esta entidad supramunicipal que da servicios a seis pueblos de la zona, además, de conocer un poco más sobre los proyectos en marcha en Griñón y, especialmente, el contrato de limpieza recién aprobado por su Ayuntamiento…

¿Cuál es la situación actual de la Mancomunidad de Servicios del Suroeste?

La mancomunidad está integrada por seis municipios -Torrejón de Velasco, Torrejón de la Calzada, Serranillos del Valle, Batres, Moraleja de Enmedio y Griñón- y, fundamentalmente, dividimos su espacio de actuación en tres áreas fundamentales: el medio ambiente, los servicios sociales y prestación de maquinaria.

En cuanto al medio ambiente, ahora mismo tenemos un destacamento fundamental con todo el tema de protección animal, donde hacemos un contrato para todos los municipios que se encarga del bienestar animal en todo el territorio que abarca la Mancomunidad, con la recogida de animales abandonados, con la implantación del método C.E.S. de captura, esterilización y suelta de gatos y todo lo que viene a ser la protección de la fauna a la que estamos obligados por ley.

Otro punto importantísimo son los servicios sociales, dando cobertura a los seis municipios dentro de esta área. Nuestros trabajadores sociales se distribuyen por lo pueblos para atender las demandas sociales que hay. Principalmente, hacemos teleasistencia, ayuda a domicilio, ayudas de emergencia social; tenemos también uno de los puntos contra la violencia de género de la Comunidad de Madrid y, a través de ahí, trabajamos con el Convenio de Mujer firmado entre la Mancomunidad y la Consejería.

Tampoco podemos olvidar cuestiones de servicio público como es la prestación de maquinaria para los diferentes municipios, como pueden ser camiones, trituradoras, limpiadoras a presión, etc., a lo que también se accede a través de la Mancomunidad.

En definitiva, se trata de un ente supramunicipal que se dedica a dar mejores prestaciones a los municipios que la integran.

Si nos fijamos en el tema económico, ¿cómo se encuentra actualmente la Mancomunidad?

Cuando yo accedí a la presidencia en el año 2015, la Mancomunidad se encontraba con una deuda de más de un millón de euros, con cuatro o cinco nóminas sin pagar a los trabajadores y sin la posibilidad de acceder a subvenciones de la Comunidad de Madrid por sus deudas con la Seguridad Social; mientras que, a día de hoy, gracias al esfuerzo de todos los municipios que lo integran y a la implicación de todos los alcaldes y alcaldesas que formamos parte de la Mancomunidad, no hay deuda con ningún proveedor, es una de las administraciones de la Comunidad de Madrid que más rápido paga a sus proveedores, no está dentro de ningún plan de ajuste, ya que ha saldado todas sus deudas y cuenta con un remanente de tesorería que puede estar entre los 400.00 y los 500.000 euros.

¿Qué necesidades tienen y cuáles son las principales demandas de vecinos de los municipios?

La Mancomunidad está en un momento en el que, como he dicho, si bien hemos crecido de una manera positiva desde el año 2015 hasta la actualidad, tiene que decidir qué quiere ser. Tiene que decidir si seguimos adelante y formamos un ente supramunicipal que dé más servicios y de más calidad a los vecinos de los municipios que lo integran o, si por el contrario, se va a quedar como una especie de administración destinadas a dar unos servicios básicos, como pueden ser los servicios sociales y, en cuyo caso, municipios como Griñón que alcanzamos una cierta población, nos iríamos saliendo de esa Mancomunidad, porque no tiene sentido que haya municipios del tamaño de Griñón, con unos 10.000 habitantes que únicamente esté ahí por unos servicios sociales. Es decir, hay que decidir hacia dónde se quiere ir y, en función de eso, los diferentes municipios determinarán cualquiera de los dos caminos quieren seguir, algo que a día de hoy está abierto. En ese sentido, ahora mismo estamos estudiando cuál es la viabilidad o la mejor dirección para esta Mancomunidad.

¿Tenéis objetivos específicos marcados de cara a reforzar ese futuro?

Estamos pensando en coger nuevas delegaciones. Esta es una situación complicada, porque al final somos seis municipios. Algunos estamos planteando que si vemos que hay una forma de trabajar en la que todos vamos hacia delante, ampliamos esas delegaciones, porque todos creemos en esa economía de escala, y por parte de los trabajadores también hay esa implicación, continuaremos con la Mancomunidad. En caso contrario y es una cosa que Griñón ya ha planteado de forma abierta, nosotros como municipio tenemos la suficiente entidad como para empezar a prestar servicios por nuestra cuenta, en este caso hablando específicamente de servicios sociales. Estamos encantados ahora mismo con el contrato del servicio que tenemos de protección animal y creo que es un éxito para todos los municipios, pero en el caso de los servicios sociales, Griñón cree que debe haber una mayor implicación por parte de todos para mejorar y ofrecer una mayor calidad del servicio a nuestros vecinos. Si eso se puede hacer desde la Mancomunidad, bien, y si no se puede, ese servicio se prestará de manera individual y no a través de esta administración.

¿Cómo estáis viviendo la situación actual con respecto al tema de la Covid-19?

Hemos notado un incremento importantísimo de personas que vienen y se acercan a las instalaciones de la Mancomunidad sobre todo a través de los servicios sociales. Fuimos de las primeras administraciones que hemos habilitado 240.000 euros de ayudas directamente a autónomos, a pymes y a personas que están en ERTE con unas bases que fueron publicitadas en los seis municipios y a través de las cuales los vecinos han podido beneficiarse.

No obstante, no nos quedamos sólo en ese tipo de ayudas, sino también con un seguimiento que hacemos a través de nuestros trabajadores sociales, con unas derivaciones que se hacen luego a la Comunidad de Madrid cuando corresponde, y con un seguimiento también de nuestros apoyos técnicos, en este caso de los psicólogos que también prestan sus servicios para la Mancomunidad.

Con todo esto, tenemos una estructura creada que nos permite tomar el pulso de nuestros vecinos en cuanto a servicios sociales y creo que estamos dando un servicio de calidad, mejorable seguramente en muchos aspectos, pero un servicio de calidad, en definitiva.

Si nos retrotraemos hasta el paso del temporal ‘Filomena’, ¿qué experiencia hubo de aquella situación y qué medios tienen para hacer frente a situaciones similares?

En aquel momento todos los ayuntamientos teníamos unas previsiones de que iba a nevar y lo que se nos había trasladado es que podía caer una capa de hasta 30 centímetros de nieve, aunque al final nos encontramos de zonas de 70 y de hasta un metro de espesor. Ante aquello, sobrevivir y, después, necesitamos de una cantidad de medios que para un solo municipio es inalcanzable, por lo que la colaboración entre municipios fue importantísima, como vimos en situaciones como la localización de proveedores para la sal. Nos ayudamos muchos pasándonos los contactos de aquellos proveedores. También desde la Mancomunidad pusimos a disposición de todos los Ayuntamientos los medios que teníamos, como camiones, de los cuales, a día de hoy, todavía hay algunos haciendo trabajos, como es el caso de las trituradoras por el daño que se hizo en el arbolado, un daño que los Consistorios aún estamos trabajando por paliar, además de que seguimos haciendo podas.

La Mancomunidad es una administración que está para dar un buen servicio, para apoyar a los municipios en caso de necesidad y, en definitiva, para mejorar la vida de todos los vecinos de los pueblos que la forman.

¿Cuál es la situación actual de Griñón? ¿Qué proyectos tenéis en marcha para el municipio?

En Griñón tenemos varios proyectos que van a ver la luz a lo largo de este año 2021, de los cuales yo creo que el más importante, no sólo del año, sino que seguramente de la legislatura, es el contrato de limpieza, un contrato muy potente que va a cambiar el concepto de limpieza en el municipio y que va a permitir renovar todos los contenedores del pueblo con un gasto de entre 500 y 600.000 euros (sólo los contenedores), una inversión que va a hacer directamente el Ayuntamiento. Este tema va a implicar la implantación de la quinta fracción y que supondrá que seamos seguramente el primer pueblo de todas la Comunidad de Madrid que no instale en todos sus puntos. Irá con un código QR que permitirá identificar al usuario a la hora de depositar los restos.

El contrato implica además la recogida de podas a domicilio, es decir, que los vecinos no se tendrán que trasladar para ello; a los comerciantes se los va a recoger el cartón en sus propios negocios para evitar que tengan que desplazarse; y en toda la zona centro van a desaparecer los contenedores y se van a colocar unas plataformas que se van a instalar por la noche y a recoger por el día, de tal manera que en el casco no va a haber contenedores mejorando el aspecto visual de los espacios.

Vamos a multiplicar además por 2,5 el número de personal que hay actualmente en limpieza viaria y en recogida de basura; vamos a abrir más horas el Punto Limpio; vamos a multiplicar la maquinaria prácticamente por dos; y va a haber un servicio de mañana y otro de tarde. Creo que va a ser una mejora muy importante y creo que, en principio, vamos a poder ver en los próximos tres meses, que es lo que tardaría la implantación del contrato.

Tenemos, por otro lado, actuaciones ya adjudicadas y que se van a hacer en ese 2021 como la Casa del Cura, que va a empezar en los próximos días y de la que ya tenemos el acta de replanteo para comenzar la obra, una recuperación de un espacio que va a ser un éxito para Griñón; el tema del parque del Villar, que se va a ser completamente nuevo; la renovación con una inversión cercana a las 120.000 euros de todas las pistas del CEIP Garcilaso de la Vega, que llevan sin renovarse desde el año 1981.

Y, finalmente, estamos trabajando en otros proyectos que esperamos que puedan ver la luz en el próximo año 2022 como es el caso del cambio del Punto Limpio; el parque del Alba; la primera fase del polideportivo que se va a hacer en la zona de la nave municipal y donde habrá pistas exteriores; una operación asfalto de más de 450.000 euros; una auditoria energética que nos va a permitir cambiar todas las luminarias del municipio a LED, lo que supondrá un ahorro importante en la facturación, además de garantizar la seguridad de todos nuestros cuadros de luz.

Avanzamos en varias direcciones, en varias Concejalías y todo ello con un único fin que es el intentar llegar a nuestra promesa electoral que es cumplir el programa con el que nos eligieron nuestros vecinos, aún sabiendo las dificultades con las que nos hemos encontrado en esta legislatura, como ha sido sobre todo la Covid-19 o como también lo fue ‘Filomena’.

En Sagra-42 hemos cumplido este mes nuestro número 100… ¿Qué nos puedes decir de la labor que hace nuestro periódico en Griñón y en la comarca de la Sagra?

La labor que hace Sagra-42 es importantísima. En primer lugar, por su propio nombre que reivindica al final los orígenes de toda esta zona, una zona que no es solo Madrid, sino que son Madrid y Toledo, algo que va más allá de la delimitación que tenemos por las Comunidades Autónomas y que demuestra que nos unen muchísimas cosas.

Sagra-42 nos invita también a la colaboración entre ambas provincias, a luchar por objetivos conjuntos que tenemos, como es el tren, por ejemplo, para que por fin llegue y nos una a Madrid y a Toledo, o, dicho de otra manera, a Fuenlabrada e Illescas con parada en Griñón, que nos facilite ese transito de personas y de mercancías que ahora no tenemos y que fue algo que nos unió en su día. Pues bien, pensando en eso, creo que Sagra-42 reivindica en cierta manera esa unión de pueblos al aparecer todos ellos en las páginas del periódico, donde se van narrando todas las vicisitudes de cada día y en cada municipio, algo que desde Griñón os agradecemos, además de que ayudéis a promocionar la política municipal, la política cercana, que es la que realmente llega al vecino.