Mazda CX-60 e-SKYACTIV PHEV, el modelo de producción más potente del fabricante japonés

219

Este nuevo SUV introduce la primera tecnología híbrida enchufable de la compañía en el mercado europeo de los SUV, además se convierte en el modelo de producción en serie más potente de la historia de la compañía.

El nuevo Mazda CX-60 tiene un estilo dinámico y transmite la elegancia del diseño Kodo más novedoso. Explota el concepto japonés del Ma, el cual representa la sosegada y majestuosa belleza del espacio vacío, y que encaja a la perfección con la solidez de una arquitectura típicamente de SUV, con motor delantero y tracción trasera.

El diseño interior, elegante y con excelentes calidades, es inconfundiblemente Mazda, con guiños a la estética japonesa. Por ejemplo, juega con conceptos como el Kaichô, que es la mezcla de distintos materiales y texturas para generar un punto de irregularidad, combinando madera de arce, el cuero napa, refinados tejidos japoneses y detalles cromados. También está presente el Musubu o el arte de anudar y conectar, que ha servido de inspiración para los detalles de las costuras del panel del salpicadero.

El Mazda CX-60 e-SKYACTIV PHEV es el primero de una serie de modelos híbridos enchufables que la marca introducirá en Europa. Su motorización combina un motor de gasolina 2.5 l. Skyactiv-G de cuatro cilindros e inyección directa con un motor eléctrico de 100 kW, una batería de alta capacidad de 17,8 kWh y 355 V y una transmisión automática de ocho velocidades totalmente nueva.

La suma de los dos motores, uno de gasolina y otro eléctrico hace posible un desarrollo de potencia total de 327 CV/241 kW y una poderosa entrega de par de hasta 500 Nm, lo que convierte al Mazda CX-60 PHEV en el modelo de producción en serie más potente de la historia de la compañía. Sus prestaciones son buenas, con una aceleración de 0 a 100 km/h en apenas 5,8 segundos.

El consumo de combustible WLTP en ciclo combinado es de tan solo 1,5 l/100 km. Las emisiones de CO2 WLTP en ciclo combinado se han rebajado hasta 33 g/km.

El motor eléctrico e-Skyactiv del Mazda CX-60 ofrece una autonomía de 63 km mientras el vehículo circule a menos de 100 km/h. La batería se carga por completo desde vacío en 4 horas, con un cargador de corriente alterna normal compatible con la red eléctrica de 220-240 V.

La batería de alta tensión se ha situado entre el eje delantero y el trasero, en una posición lo más rebajada posible dentro de la carrocería, con lo que el centro de gravedad resulta especialmente bajo. Esta característica, combinada con un sistema de tracción integral permanente con transferencia de par entre ejes, proporciona a este modelo una extraordinaria maniobrabilidad.

El nuevo Mazda CX-60 cuenta con un completo equipamiento de tecnologías de seguridad i-Activsense avanzadas de asistencia al conductor, para unas prestaciones de seguridad activa excepcionales. Mazda espera que el vehículo obtenga una calificación en seguridad de 5 estrellas Euro NCAP.

En los próximos años, continuará adoptando tecnologías de electrificación en una amplia gama de nuevos productos. El Mazda MX-30 e-SKYACTIV R-EV complementará su funcionamiento totalmente eléctrico con un motor rotativo que se empleará para generar electricidad y ofrecer autonomía ilimitada. En 2023, Mazda tiene previsto lanzar un nuevo modelo de mayor tamaño que el Mazda CX-60, con tres filas de asientos.

También, en los próximos tres años Mazda introducirá cinco nuevos productos electrificados con su arquitectura multisolución. Más allá de 2025, la marca lanzará una nueva Arquitectura escalable para EV SKYACTIV: una avanzada tecnología que permitirá a Mazda construir modelos eléctricos para todos los segmentos empleando una plataforma común.