Descubren nuevos hallazgos en el yacimiento de El Rebollar de El Boalo

0
86

Continúan los trabajos arqueológicos en el yacimiento de El Rebollar, en El Boalo, unos trabajos que según el equipo de arqueólogos están siendo bastante fructíferos con nuevos descubrimientos.

En los últimos trabajos llevados a cabo se está trabajando especialmente en el lado sur de la iglesia visigoda del yacimiento.

Restos animales y materiales

En esta parte del yacimiento, según han informado, han excavado más obteniendo nueva información y más materiales. Durante la tercera semana de trabajos se ha descubierto una zona donde se han encontrado restos de animales -bóvidos en su mayoría- y fragmentos de antiguas piezas cerámicas.

El origen de las excavaciones en esta zona en concreto se dieron el año pasado a través de un sondeo con georradar con el que se localizó una sepultura cubierta con una losa de piedra donde había restos de una persona adulta en muy buen estado de conservación.

Una vez de descubrió esto, el equipo de antropólogas de la Facultad de Biología de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) liderado por Nieves Candelas y Alicia Alonso que trabajan en la zona pudieron documentar también un suelo hecho de mortero de cal del que aún no se tiene idea de cuál puede ser su dimensión real, una cuestión en la que continúan indagando para seguir encontrando restos como los que se han encontrado hasta ahora.

La excavación se está realizando en la cabecera de la antigua iglesia visigoda y está permitiendo a los expertos confirmar las tres fases de este edificio que nuestros antepasados dedicaron al culto, conocer mejor esta iglesia visigoda y las estructuras asociadas a ella.

¿Lado sur porticado?

Otra cuestión que se está tratando de averiguar en torno a la iglesia es si el lado sur de este templo bajomedieval visigodo estaba porticado, cuestión sobre la que se han encontrado indicios, pero que no ha podido ser confirmado aún.

Para esta cuestión los estudios se centran en una antigua piedra de moler, que serie un referente que podría explicar que tuviera pórtico en su lado meridional como manda la tradición arquitectónica de la época.

Estas cuestiones se trataron la semana anterior a la que hablábamos en el primer punto, en la segunda semana y, en ella, se hablaba de una área de enterramiento encontrada entre dos muros al sur de la iglesia, una zona donde se encontraron enterrado en una fosa los restos de un perinatal, como ya se ha visto igualmente en este yacimiento en la zona de la nave del templo.